Por Auri Díaz

El Petro ha causado gran polémica desde el momento en que salió a la luz. Entre los intentos del gobierno venezolano por lograr su adopción entre la población del país y las fuertes críticas que ha recibido tanto de economistas como expertos criptográficos, la moneda digital del país suramericano ha ocupado un espacio importante en varios titulares los últimos meses. Esta vez, una medida del gobierno del país terminó confundiendo a los pensionados de Venezuela y obligarlos a usar Petros.
Las personas mayores en Venezuela, que mensualmente reciben su pensión en la moneda oficial del país, el Bolívar Soberano, se mostraron realmente confundidas cuando los fondos de sus cuentas fueron extraídos y luego devueltos, pero en criptomonedas.

Según los informes, se les habría pagado los 1.800 Bolívares correspondientes a la pensión en moneda fiduciaria. Sin embargo, estos fondos habrían sido retirados por el mismo gobierno del país, para luego regresarlos en forma de Petro.

Dejando de lado el momento de confusión donde las personas mayores del país no entendían qué había pasado con su dinero, esta medida puede ser más perjudicial para ellos de lo que parece.
Muchos de los pensionados viven a base de estos bonos gubernamentales y ya están acostumbrados a la manera tradicional en la que pueden retirar sus fondos. Ahora, no sólo deben acostumbrarse a una nueva forma de recibir su dinero, sino que la mayoría no entiende qué eso cómo funciona realmente el Petro. Sin mencionar que no en todos los comercios del país esta moneda digital es aceptada.
Entonces, esta medida del gobierno venezolano no sólo causó confusión entre las personas mayores del país, sino que les disminuyó las opciones de en dónde pueden gastar su dinero, además de no dejarles otra alternativa más que adaptarse a utilizar una moneda que la mayoría no comprende.

Pero, si el problema es el Petro, ¿por qué no cambiar la moneda digital por la fiduciaria? Pues, el proceso para cambiar de una moneda a otra no es nada sencilla, ya que las opciones para hacerlo son limitadas. Añadido a eso, el tipo de cambio Petro-a-Bolívar ha subido un 66,5% en las últimas dos semanas.

Esta ni es la única medida que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha tomado para lograr la adopción de la moneda digital. Varios trámites administrativos, como los relacionados con el pasaporte, han fijado su tarifa en Petros. Y hace unas semanas, el mandatario anunció que el salario mínimo también se fijaría en Petros.
Sin embargo, aún hay muchas preguntas sin respuesta alrededor de la moneda digital venezolana, que ha sido catalogada como una estafa o un fraude y no es reconocida más allá de las fronteras de Venezuela.