El 13 de enero de 1945, el Presidente de la República, general Isaías Medina Angarita, decretó la celebración del Día del Maestro, el 15 de Enero de cada año, como un homenajepermanente a los educadores venezolanos.


Sus antecedentes se remontan al 15 de enero de 1932, cuando en la sede del antiguo “Colegio Vargas”, ubicado entonces en la esquina de Cují de Caracas, se fundó la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria, que cuatro años más tarde se convirtió en la Federación Venezolana de Maestros En ese orden, en plena dictadura gomecista, un grupo de educadores conforman una asociación para defender los derechos laborales de los maestros y mejorar la educación en Venezuela. La organización comenzó a trabajar por el mejoramiento de la educación en el país, la cual se caracterizaba por un alto índice de analfabetismo, escasa formación del magisterio y falta de instituciones escolares. Entre las acciones adelantadas, estuvo la edición y publicación de la "Revista Pedagógica", órgano divulgativo del gremio, y en 1934 la realización de un seminario para discutir las deficiencias del sistema educativo nacional.


Ante estas ejecutorias, al gobierno de J.V. Gómez no le gustaron las acciones de los maestros, razón por la cual el Ministerio de Instrucción Pública ordenó a los docentes separarse de la Sociedad… Los docentes continuaron luchando en la clandestinidad por el desarrollo de la educación venezolana, hasta la muerte del dictador Juan Vicente Gómez el 17 de diciembre de 1935, cuando se convocó una Asamblea Nacional de Docentes en la que se fundó la Federación Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria, organización que actualmente se conoce con el nombre de Federación Venezolana de Maestros.


El primer presidente de la Sociedad… fue el notable educador y dirigente gremial Miguel Suniaga. Luis Beltrán Prieto Figueroa fue el secretario de esta primera directiva, y más tarde lo eligieron tercer presidente de la Sociedad como sucesor del maestro Roberto Martínez Centeno.

           
 En 1952, durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, la celebración se cambió al 29 de noviembre, fecha del natalicio de don Andrés Bello, por su condición de maestro del Libertador. Sin embargo, caída la dictadura el 23 de enero de 1958, se volvió a instituir la fecha fijada por el presidente Medina Angarita, la del 15 de enero, hasta la actualidad.
            
La idea inicial de celebrar el Día del Maestro surgió en el seno de la Primera Convención del Magisterio, celebrada en Caracas entre el 25 de agosto y el 5 de septiembre de 1936. Esta Asamblea soberana creó la Federación Venezolana de Maestros, cuyo primer Presidente fue el maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa.
            
En el estado Guárico, la Federación Venezolana de Maestros fue fundada en 1936 por el vallepascuense, Prof. Héctor Zamora, quien fue su primer presidente, acompañado de un grupo de educadores, entre quienes estaban Miriam Mirabal, Leoncio Corro, Evelia de Gabis y María Yépez. A nivel regional, también han sido presidentes de la FVM, los profesores Antonieta de Peralta, Gloria Colmenares de Tovar, Alberto Arévalo, Edith Ruiz de Saá y Freddy Rodríguez Zamora. En Valle de la Pascua, entre otros, han dirigido el gremio, los docentes Rafael Vidal Guía, Elpidio Barrades, Miguel Martínez Vicent, Lisandro Suárez y Clorinda Martínez. 
            La sede de la Federación Venezolana de Maestros-Seccional Guárico, ubicada en la avenida Bolívar de San Juan de los Morros, fue donada por don Ricardo Montilla, en su primera gestión como gobernador del Guárico. El acto de donación se efectuó el día 7 de enero de 1947.
            
En 1937, para la construcción de la sede nacional de la FVM en Caracas, su primera directiva solicitó apoyo económico a los entes públicos nacionales, regionales y municipales. De la solicitud enviada a los concejos municipales del estado Guárico, en el archivo del Concejo Municipal del Municipio Infante, reposa una nota que da cuenta del aporte de esta Corporación, dice así:
            
En sesión ordinaria del Concejo Municipal del Distrito Infante, del día 15 de octubre de 1937, bajo la presidencia de José Ángel Ledezma y de los concejales Antonio Arias Moreno, Jesús María Rodríguez, Juan Moreno Arzola, Miguel García Méndez y Antonio César Belisario… Se puso en consideración una nota de la Federación Venezolana de Maestros solicitando una ayuda para la construcción de la Casa del Maestro… se aprobó una ayuda de veinticinco bolívares; igualmente el síndico procurador municipal, ciudadano Miguel García Méndez, expone que “considerando lo significativo del proyecto de dicha Federación, está dispuesto a contribuir con la mitad de su sueldo durante tres quincenas y pide a la Secretaría, lo haga del conocimiento de la referida entidad”.

Este 15 de enero cuando el magisterio venezolano celebra con orgullo y con muchas carencias y requerimientos un nuevo aniversario de la promulgación del decreto que reconoce y rinde homenaje a tan abnegados servidores, bien vale recordar al maestro del Libertador, don Simón Rodríguez, con la máxima que señala:

“El título de maestro no debe darse sino al que sabe enseñar, esto es, al que enseña a aprender; no al que manda a aprender o indica lo que se ha de aprender, ni al que aconseja que se aprenda. El maestro que sabe dar las primeras instrucciones, sigue enseñando virtualmente todo lo que se aprende después, porque enseñó a aprender”.

Por su parte el insigne novelista y maestro, don Rómulo Gallegos nos legó para la posteridad la frase siguiente: “La obra fundamental de un gobierno es la educación. Gobernar es educar”.

FELIPE HERNÁNDEZ G.
UNESR/Cronista  Municipal

Feliz día del Maestro 2019.