REFLEXIONES
Antonia Muñoz
URGE RECTIFICAR (V)

Todavía hay mucha gente que cree que el desbarajuste político y socio- económico del país se debe sólo al petróleo (Disminución de precios a partir del 2014 y disminución de la producción de 3 millones a 700 mil  b/día) y a la injerencia descarada del gobierno de los Estados Unidos  en los asuntos internos de Venezuela. Ciertamente ambos factores tienen una buena contribución en el descalabro del país, y obviamente, el acoso del gobierno de USA y sus aliados nacionales e internacionales sobre el gobierno de Maduro es un factor  perturbador y criminal  contra el gobierno y contra la Patria: y no nos cansaremos de reconocerlo. Sin embargo, tenemos el gran temor que por deficiencia en la formación política de las y los habitantes del país, lo cual facilita la manipulación de las masas; se sigan cumpliendo aquellas lapidarias palabras de Bolívar en el Congreso de Angostura, el 15 de febrero de 1819: “POR EL ENGAÑO SE NOS HA DOMINADO MÁS QUE POR LA FUERZA…UN PUEBLO IGNORANTE ES INSTRUMENTO CIEGO DE SU PROPIA DESTRUCCIÓN”.

Insistimos que ni el tema petrolero ni el sabotaje de la derecha nacional e internacional con el gobierno gringo a la cabeza  lo explica todo. Por lo tanto, seguiremos sosteniendo que la guerra económica y el bloqueo del gobierno norteamericano a partir de agosto 2018, ha resultado una magnifica excusa para justificar mucha ineficiencia gubernamental, producto de la improvisación, indolencia, sectarismo, burocratismo y corrupción. Desafortunadamente para el país, a la oposición irresponsable que tenemos, sólo le importa hacerse del poder como sea. Obviamente  no hace lo que le corresponde a una oposición seria, responsable y nacionalista; y la actuación errática en la asamblea nacional es sólo un ejemplo. Además del guarimbeo permanente, la oposición se atrevió a promover el bloqueo económico, la invasión extranjera y el saqueo de recursos venezolanos, como en el caso de CITGO. La oposición también tiene mucho que rectificar.

 Continuaremos analizando ciertos extravíos cometidos por algunos funcionarios en el sector salud, para insistir en el intento de hacer entender, como internamente se le hace un daño inmenso al país y parte de la población muchas veces ni siquiera se percata  de eso, y por lo tanto, no aplica sanción moral a dichos funcionarios. ¿Cómo? No botando por ellos ni por quienes encubren sus ineficiencias y  fechorías. Aquí se cumple aquello de: “No tiene culpa el ciego sino quien le da el garrote”. Algunos jefes no sólo los encubren, sino que los aplauden y los premian, no sólo rotándolos de puestos sino asignándoles mayores responsabilidades. De nuevo Bolívar tenía razón: “LA IMPUNIDAD DE LOS DELITOS HACE QUE ÉSTOS SE COMETAN CON MÁS FRECUENCIA, Y AL FÍN, LLEGA EL CASO QUE EL CASTIGO NO BASTA PARA REPRIMIRLOS”.

 A pesar de la corrupción de algunos funcionarios a todos los niveles, el gobierno Bolivariano tanto nacional como regional ha invertido cantidades importantes de recursos en rehabilitación y dotación de hospitales. Pareciera que ante la falta de querencia por lo público se cumple aquello de: LO QUE NADA NOS CUESTA, HAGÁMOSLO FIESTA”. Utilizo como ejemplo a Portuguesa por razones obvías y porque durante 8 años nos dedicamos con devoción a ese sector tan sensible y vital en la vida del país. Las y los portugueseños justos y amantes de la verdad son testigos. Por eso, una vez más denunciamos la FALTA DE CONTINUIDAD ADMINISTRATIVA y de MANTENIMIENTO PREVENTIVO Y CORRECTIVO  como uno de los vicios a erradicar en la Administración Pública.
 Es criminal y de mente mezquina que se dejará de financiar semestral o anualmente el mantenimiento de tantos equipos de última generación y de tecnología de punta que se adquirieron con dinero de los portugueseños en la gestión 2000-2008. Así se fueron muriendo el tomógrafo, los mamógrafos, el equipo para hacer operaciones de columna, los úteros maternos en la unidad de neonatología. Igual suerte corrió el equipamiento financiado por el gobierno nacional, como un equipo de radioterapia asignado por el gobierno nacional al Hospital Miguel Oraa en el 2007, que ya casi está  en el cementerio  del  hospital. Primero no hubo disposición de asignar recursos para  comprar una planta eléctrica de modo que el exigente equipo  no dependiera de la acometida eléctrica sobrecargada del viejo hospital. Ya al final, terminando el 2017 se dañaron las unidades de aire acondicionado, y  con la buena excusa de la situación económica del país, nunca se repararon.  Por si alguien no lo sabe, los gobiernos regionales y locales tienen CORRESPONSABILIDAD en salud.

 Otra vergüenza es el permanente y acentuado déficit de material médico quirúrgico, medicamentos y material de limpieza. En la larga lista de insumos que le solicitan a las mujeres que dan a luz en los hospitales, están el material para desinfectar el quirófano, los guantes y la bata desechable para el médico. ¿Tan pobre está la República que la gente que no tiene ni para comer tiene que llevar hasta  yelco,  gasa y  solución isotónica? Y entonces ¿Cómo es que hay recursos para poner  a Venezuela bella? ¡Qué varilla,  sólo pensando en las apariencias! Los alcaldes y alcaldesas que se encarguen de la limpieza y del ornato de sus municipios.
Guanare, miércoles 2 de octubre de 2019