Por Diego Olivera Evia:
El fascismo al servicio de EEUU y Europa
:
El diario El País de España, integrante del Grupo Prisa, reveló que esa empresa adquirió el 100% de Iberoamericana Radio de Chile, por algo más de 74 millones de dólares. El grupo chileno es propietario de Pudahuel, FM Dos, FM Corazón, Rock and Pop, FM Hit, FM Futuro, FM Imagina y FM Concierto, y opera además a través de otras 140 emisoras.

Al anunciar la compra de este conglomerado de radios, el delegado de Unión Radio (parte del Grupo Prisa), Augusto Delkáder, sostuvo que ese negocio "contribuirá a enriquecer la oferta radial del mercado chileno y supone un paso adelante en la consolidación de esta empresa como la mayor red de emisoras de habla hispana del mundo". Para hacer el negocio, la empresa española debió esperar la autorización del gobierno chileno, que como en todos los países del mundo, administra las concesiones de radio, un servicio que es propiedad del pueblo chileno. Claro que en este caso no hubo consulta alguna al pueblo chileno y en ningún momento se recurrió a fundamentar la libertad de prensa y expresión para asegurar que una empresa extranjera se adueñara de la mayoría del espacio radiofónico de un país.

Es que, como en el caso de la ex Radio Caracas Televisión, (RCTV) en Venezuela, se reclama la libertad de prensa, pero como negocio, donde las grandes empresas pueden hacer y deshacer a su gusto.

Con esta compra, el Grupo Prisa se convierta en una multinacional de la comunicación que controla radios y televisoras en todo el continente latinoamericano y con ramificaciones en Estados Unidos. Este consorcio español controla ahora 1.200 emisoras en España, Estados Unidos, México, Colombia, Costa Rica, Panamá, Argentina y Chile, y abarca un espectro de 28 millones de oyentes, según datos de la misma empresa.

En un derroche de soberbia el Grupo Prisa reveló que en Estados Unidos cuenta con emisoras en Los Ángeles y Miami, y posee además GLR Networks, empresa productora y distribuidora de programas y espacios comerciales con cerca de 60 emisoras afiliadas. En México, a través de Radió polis, controla el 50% de Televisa y de varios programas de radio que distribuye por diferentes cadenas, llegando a Panamá, Costa Rica, Argentina, Colombia o Chile (a través de CRC).

El consorcio español controla además Radio Caracol de Colombia. Caracol produce y distribuye hasta diez líneas de programación en diferentes formatos. Las líneas de producción de la cadena son sinónimos de radio comercial, como el programa “Los 40 principales” que se distribuyen en toda la región, y sirven para promover las empresas de música, dejando de lado los valores culturales nacionales. También es de prever que las emisoras seguirán la línea editorial del Grupo Prisa, es decir, defensa del sistema capitalista y el liberalismo.

En el marco del periodismo siempre han existido los reporteros que cubren la noticia donde se origina, los jefes de sala de prensa que editan las noticias, generalmente revisaban y definían que artículos publicar, pero desde el desarrollo de la tecnología, a nivel satelital los medios audio visuales, lograron controlar los espacios a nivel mundial, apoyados por los medios privados de las naciones del mundo. En ese marco de proceso monopólico se entrelazaron con los medios impresos, los cuales han sido adquiridos por trasnacionales de la información, conllevando todo este proceso al desfasaje de un medio de información, a un instrumento de dominación de masas, a lo que ellos denominan el usuario, además de entrelazarse con los gobiernos de EEUU y Europa, bajo una alianza para vender el modelo neoliberal y las bondades del modelo capitalista, como único pensamiento de existencia.

Entonces cabe la pregunta dónde está la democracia en esta forma perversa de dominación, donde los medios de comunicación actúan como una repetidora de mentiras, creando una falsa imagen de los sueños de libertad e igualdad del ser humano, porque condenan a que los cambios en muchas naciones de América Latina y el Mundo, que buscan una alternativa de desarrollo, fuera del modelo capitalista, son enemigos de la democracia, son enemigos del sistema internacional de los países industrializados. En ese marco de campañas mediáticas, Venezuela está sufriendo los ataques más virulentos de los medios privados de prensa.
Falsas informaciones han sido desmentidas por el Periódico británico The Guardian. El periódico británico The Guardian tuvo que retractarse el día de hoy de la falsa acusación que publicara recientemente Ian Black, editor de asuntos del Medio Oriente.

¿Sabía usted que en Argentina los cuatro conglomerados más grandes controlan la mitad de la audiencia nacional? ¿Y que en Perú el 68% de la audiencia de noticias en línea está en manos de un solo grupo?

Mientras que las protestas y las manifestaciones sociales masivas se extienden por toda América Latina, los medios de comunicación son controlados por poderosas dinastías que están vinculadas a las élites económicas y políticas, que explotan su capacidad de influir en la opinión pública como capital.

Esta conclusión deriva de la investigación "¿Quién controla los medios de comunicación en América Latina?", que será presentada por Intervozes - Colectivo Brasil de Comunicación Social - y Reporteros sin Fronteras (RSF) el 3 y 5 de diciembre en Sao Paulo y Fortaleza. El estudio analiza la concentración de los medios de comunicación y su impacto en Argentina, Brasil, Colombia, México y Perú.

Según destaca el adelanto del informe, en Argentina, por ejemplo, los cuatro conglomerados más grandes concentran casi la mitad de la audiencia nacional en todos los soportes, y el 25% de toda esa audiencia está en manos del Grupo Clarín. En Colombia, solo tres grupos de medios controlan el 57% del contenido al que la sociedad puede acceder en radio, televisión, medios impresos y en línea. En Perú, es aún peor: más de dos tercios (68%) de la audiencia de noticias en línea en el país está en manos de un solo grupo. El poder de los medios en México no se puede separar de la política, la mitad del presupuesto estatal para publicidad oficial se asignó a solo 10 de los grupos de medios analizados en el estudio.

A pesar de toda la diversidad regional en Brasil y las dimensiones continentales de su territorio, la audiencia nacional en cada uno de los segmentos analizados en el estudio de Reporteros sin Fronteras (TV, radio, medios impresos y en línea), es acaparado por solo cuatro grupos mediáticos. Tan solo en televisión abierta, indiscutiblemente el medio más popular en el país, estos cuatro conglomerados controlan el 70% de las audiencias.

El Monitoreo de Propiedad de Medios (MOM por sus siglas en inglés) se desarrolla como una herramienta de mapeo que genera una base de datos a disposición del público en donde se enumeran a los propietarios de los medios de comunicación más importantes del país, así como sus intereses afiliados y posibles conflictos de interés. El objetivo es visibilizar los riesgos que la concentración de la propiedad plantea al pluralismo y a la diversidad de los medios. MOM también evalúa cualitativamente las condiciones del mercado y el entorno regulatorio.

Este articulo trata de demostrar el control global de América Latina, por los medios privados de prensa, como por la redes de espías como la CIA, como los medios de prensa como Reuter, que expían al servicio de EEUU y medios de prensa de Europa, creando falsos positivos y crear matrices, al servicio de la trasnacionales y los estereotipos al estilo fascista, como se realizaba en la Alemania de Hitler y a los mecanismos hoy implantados con los gobiernos de Israel, forjado por el terrorismo a través del sionismo, creando acciones terroristas en acuerdos con el fascismo y más con las acciones de terrorismo en América Latina, esta es la realidad de una crisis global y enemiga de la democracias, creando una crisis humanas, así pasa en Chile, Bolivia, Brasil, Paraguay, Colombia, entre otros esbirros y delincuentes apoyan la mentiras contra la sociedad y los pueblos del mundo.

Periodista, Historiador y Analista Internacional
diegojolivera@gmail.com