Hoy retomamos nuestra publicación habitual con la ex gobernadora de portuguesa, quien gentilmente de manera cotidiana, nos remite sus escritos para reflexionar. 

Julio Ramos 
Notiexpres24


Parafraseando a Teodoro Petkoff  durante el gobierno del Dr. Caldera, publicamos en esa oportunidad una reflexión con el título que  hoy repetimos.  Por supuesto ahora con diferente contenido,  ya que el tiempo ha pasado y la Constituyente ofrecida por el Comandante Chávez como su primera oferta electoral;  en 1999 remozó la Constitución con las ideas de Bolívar y muchísimos venezolanos que hicieron su aporte. Por supuesto que gobernar se debe tomar muy en serio. 

Para comenzar, debemos tener presente que el modo de gobernar tiene que ser diferente a partir de la aprobación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), entre otras cosas, porque el PREÁMBULO nos informa que con el nuevo pacto constitucional se plantea “la refundación de la república para lograr una sociedad democrática, participativa y protagónica”. Como la única manera de enseñar es con el ejemplo, los gobiernos: nacional, regionales, locales y comunales deben actuar en función de lograr este Gran Objetivo, que es la columna vertebral socio-política del proyecto de país plasmado en la CRBV.

 Desde sus inicios, el Ejecutivo Nacional fue coherente en la implementación de este precepto constitucional de participación y protagonismo con el funcionamiento de instancias de participación directa como las Mesas Técnicas de Agua, Mesas Técnicas de Electricidad, Comités de Salud, Comités de Viviendas… Con los años éstas formas de participación y protagonismo se han venido desdibujando. 

En Portuguesa entre agosto 2000 y diciembre del 2008 gobernamos regionalmente tratando de enseñar Participación y Protagonismo con el ejemplo. Así desde el 22 de agosto del 2000 se iniciaron los gabinetes municipales semestrales  donde todo el gabinete interactuaba en una asamblea de entre 6 y 8 horas con las y los voceros de las asociaciones de vecinos, los primeros 6 años, y  con  los voceros de los Consejos Comunales a partir del 2006. Todos, además de oírnos nos escuchábamos. 

La intención era recibir información para afinar los diagnósticos sobre la verdad verdadera del estado, ser interpelados por los ciudadanos organizados, rendir cuentas  (Funcionarios electos y designados) y hacerle seguimiento a los proyectos a partir de la información reportada por las y los voceros comunitarios; quienes en sus derechos de palabra se expresaban con respeto, pero  sin cortapisas, sin condicionamiento, sin censura.  La opinión de los ciudadanos era vinculante con las decisiones de gobierno. El ejemplo es la única forma de enseñar.

Otra cosa muy seria en la política es tener claro  si  incursionamos en esta ciencia y arte a la vez, para hacer el bien común o para hacer negocio. Nada de pecaminoso hay en que  alguien quiera hacer  dinero, lo malo está en escoger la política para tales fines en detrimento del colectivo y del país a quien juramos  servir. A lo mejor luce bastante ingenuo teorizar sobre política  en este momento tan ética y moralmente trastocado.   

Sin embargo, nos arriesgamos a parecer cursi y le transcribimos una opinión cualquiera con la que coincidimos… Sólo para la reflexión: “A diferencia de la democracia griega,  la política en el siglo XXI se ha convertido en arte y ciencia. Arte en la responsabilidad de gobernar y dirigir los asuntos públicos. Ciencia porque se ocupa del análisis teórico, histórico y epistemológico de la realidad objetiva en determinado contexto nacional, regional o mundial. La política como arte requiere habilidad, experiencia y astucia. 

La política no es para los desmañados (En esta tribuna diríamos  malamañosos) que buscan refrescar sus desmedidas ambiciones de poder; tampoco es  para el logro egoísta de aspiraciones de grupo La política es un arte tan difícil y tan noble, que por sus fines supone el alejamiento de las prácticas  politiqueras. 

Es un acto de solidaridad. Es una entrega de lucha por los que menos tienen. Es una forma de vivir la belleza de la rectitud” (Carlos Araya Guillén. 29 de agosto de 2016). Como soñar no cuesta nada…Nada  nos cuesta compartir este sueño con nuestros lectores.

Guanare, 11 de marzo  de 2020