Coctel noticioso Nro. 10
Lcdo.  Héctor Rafael López
CNP 21512

Corona virus--Sanciones—OMS—Coalición internacional—insomnios presidenciales

Hola queridos lectores, después de un largo receso, pero ocupado en otras actividades, les quiero hablar de los cuatro temas arriba mencionados, todos de singular pertinencia, por cuanto nos muestran que es lo que hay  en el corazón de muchos líderes y lideresas de este mundo que se ha convertido en una pequeña aldea gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación y la información
Al día de hoy no se sabe a ciencia cierta cuantas son las personas que están contagiadas con el ahora famoso Covid 19, de acuerdo con los partes que nos suministran los distintos noticieros y espacios “informativos” algunos países están muy plagados por el virus, otros lo están controlando y otros más dicen que ya es tiempo de volver a la normalidad, que morirán algunos pero muchos desarrollaran los anticuerpos y el mundo dentro de poco ni se acordara del lamentable evento.

Este marco de circunstancias, se va desarrollando con sus cifras de fallecidos, contagiados y recuperados, cifras a  las que nadie en la calle les da mucha credibilidad, pero que nos mantiene un poco distraídos de otros problemas tan o más graves que aquejan a la humanidad, tal es el caso de las sanciones impuestas a un cierto número de países que gracias a ellas no disponen de los recursos suficientes, no solo para luchar contra este virus, sino que tampoco pueden satisfacer necesidades prioritarias para cualquier ser humano: alimentación, medicinas para otras patologías existentes, enfermedades crónicas y  mantener o mejorar una calidad de vida que ha ido deteriorándose cada vez a mayor grado, hablo de servicios públicos como agua, electricidad,  aseo urbano, comunicaciones, transporte y reparación de los distintos artefactos electrodomésticos e industriales que a su vez ayudan a la producción de bienes y servicios. 

Hay quien dice que estas sanciones son ilegales, criminales y que califican para ser consideradas violatorias de los derechos humanos y también como crímenes de lesa humanidad. Pero ¿quién le pone el cascabel al gato, si quienes tienen la facultad de hacerlo dependen de los estipendios otorgados por quienes deberían de ser enjuiciados? Al parecer no hay ninguna esperanza.

La Organización Mundial de la Salud, ha propuesto una “Coalición Internacional” para atacar y derrotar a esta pandemia, hasta ahora no se ha pronunciado nadie, salvo algunas acciones aisladas de países como China, Cuba y Rusia; y es que las coaliciones internacionales se dan de manera expedita, solo cuando se trata de arrebatarle las riquezas a algún país e incluso sencillamente para satisfacer caprichos de gobernantes muy poderosos. 

En ese caso sobran los recursos y las disposiciones de cooperar, la expresión parece ser: vayamos,  “veamos quien lanza más bombas”.

Es necesario recordar las palabras de cierto mandatario, que manifestaba ante las cámaras de televisión que pasaba muchas noches sin dormir, según el preocupado por los habitantes de un país ajeno al suyo, es de presumir que al día de hoy, debe estar muy demacrado y sus ojeras muy pronunciadas, tal vez en un  estado de depresión crónica. 

Nos conmueve tal grado  de humanidad e interés de este Dignatario. Pero la nave, nuestra nave espacial, como denomina a nuestro planeta el Sr. Walter Martínez, continua girando, que cosas veremos en sus próximas vueltas o giros? Citamos otra frase célebre: Amanecerá y veremos.