La textura suave la convierten en unas de las frutas favoritas de la repostería. Beneficia tu cuerpo con sus minerales y antioxidantes que disminuyen el riesgo de sufrir cáncer. Además, esta fruta es una aliada importante de los deportistas con alta exigencia, ya que es un recuperador natural de energía.

Ingredientes:

4 bananas
1 ½ taza de harina
1 ¼ taza de azúcar
2 huevos
¾ taza de manteca derretida
¾ taza de leche
1 cucharadita de polvo para hornear
½ cucharadita de bicarbonato de sodio
½ cucharadita de sal
1 cucharadita de vainilla
1 naranja
1 taza de azúcar moreno (caramelo)
2 cucharadas de agua (caramelo)
4 cucharadas de mantequilla (para la base)

Preparación:

En una cacerola, poner el azúcar moreno y las dos cucharadas de agua. Revolver y dejar que llegue a punto de ebullición. Cocinar hasta que espese y tome el color ámbar del caramelo.

Verter y esparcir el caramelo caliente en un molde para tartas circular, de manera que cubra toda la base y sus bordes. Agregar las cuatro cucharadas de mantequilla y esparcir también por toda la base del molde.

Cortar las bananas en pequeñas rodajas de un centímetro y distribuir por toda la base.
En otro recipiente, agregar la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal. Mezclar todo y reservar.

Precalentar el horno a 180°C.

-Mezclar en otro bol el azúcar con la manteca derretida durante tres minutos.

-Añadir uno a uno los huevos. Batir durante dos minutos con cada huevo. Agregar la leche y la vainilla. Batir durante dos minutos más.

-Rallar finamente la cáscara de media naranja, agregar a la mezcla y batir.

-A esta mezcla, agregar la harina haciendo movimientos envolventes con una paleta de madera. Mezclar bien hasta homogeneizar.

-Verter la mezcla en el molde con base de bananas.

Hornear durante 60 minutos.

Para desmoldar, si se queda un poco agarrado se puede jugar con la temperatura del caramelo. Colocar el molde sobre la cocina a fuego lento unos segundos. Retirar, dar vuelta y colocar la torta en un plato de presentación.