Durante un programa radial emitido este lunes 13 de julio, el protector del estado Táchira, Freddy Bernal, detalló las medidas forenses y funerarias que se implementarán en la entidad para disponer de los cuerpos de las personas que fallezcan a causa del Covid-19.

En ese sentido, Bernal informó que había sostenido «una reunión con los dueños de funerarias, con los alcaldes, con el equipo forense» y precisó que los burgomaestres deben «preparar un terreno por aislamiento» para inhumar a quienes pierdan la vida por la afección.

«El alcalde Gustavo Delgado –del municipio San Cristóbal– nos acaba de informar que ya tiene un terreno para los entierros Covid-19 y ya sé también que la mayoría de los alcaldes está trabajando arduamente sobre esto», agregó.

El protector también aclaró que, de acuerdo con los protocolos dispuestos por la Organización Mundial de la Salud, están prohibidos los traslados intermunicipales de cadáveres de personas que murieron a causa de la Covid-19, así como los velatorios.

«La familia, sus deudos, por supuesto, se encargan de la inhumación, de la cremación, pero lamentablemente no pueden velarlo. Sé que en Táchira somos cristianos la inmensa mayoría, queremos estar aquí con nuestro ser querido, hacerle una misa. Habrá que hacerla desde nuestro corazón o desde la soledad de nuestra casa o, posteriormente, pero no podemos hacerlo porque son ya reglas de la Organización Mundial de la Salud, no es un capricho», explicó Bernal.

En relación con el manejo de cadáveres de fallecidos por Covid-19 en los centros de salud, el funcionario mencionó que si estos se introducen dentro de la bolsa de bioseguridad diseñada para tales fines siguiendo el protocolo establecido, no había forma de que los encargados de manipular los cuerpos resultaren contagiados.

A ese respecto, dijo: «Hemos girado instrucciones a la morgue de San Cristóbal, al equipo forense del Hospital Central de San Cristóbal, del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y a las funerarias para que apliquen el protocolo».

Insistió en que si una persona fallece en cualquier municipio de Táchira, sus restos han de disponerse allí y no pueden trasladarse ni dentro de la entidad ni a otras zonas del país. «No es un capricho, son medidas dictadas por la OMS», enfatizó.