El laboratorio estadounidense Pfizer anunció esta semana que comenzó la última etapa de pruebas de su posible vacuna contra el coronavirus.

La empresa, que realiza la iniciativa en conjunto con la compañía alemana BioNtech, explicó en un comunicado que en la fase participarán hasta 30.000 personas distribuidas en 120 locaciones a escala global. Entre ellas se cuentan 39 estados de Estados Unidos y otras regiones del mundo con amplia presencia del virus, como Argentina, Brasil y Alemania.

“El comienzo de la fase es un paso clave en nuestra búsqueda de proveer una potencial vacuna para luchar contra la pandemia de COVID-19. Y esperamos con ansias generar información adicional a medida que el programa progresa”, indicó que Kathrin Jansen, vicepresidenta senior de Pfizer y directora del departamento de investigación y desarrollo de vacunas.

Autoridades argentinas indicaron que ya se han inscrito más de 15.000 voluntarios para recibir la candidata y que la etapa de pruebas en el país comenzará el 3 o el 4 de agosto.

El comunicado de Pfizer y BioNtech indica también que, si la vacuna produce resultados satisfactorios, las empresas buscarán la aprobación de emergencia de las autoridades sanitarias estadounidenses, donde está basada Pfizer, en octubre.
Millones de vacunas para 2020

En ese caso, planea producir hasta 100 millones de dosis para fin de año, y 1.300 millones para el final de 2021. La semana pasada, la empresa llegó a un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos para proveerle 100 millones de vacunas a cambio de casi 2.000 millones de dólares. El acuerdo permitirá al gobierno adquirir un volumen adicional de 500 millones de dosis.

Pfizer y BioNtech están entre las varias compañías que lideran la carrera por elaborar una vacuna segura y efectiva contra el COVID-19. Su candidata arrojó resultados prometedores en los ensayos clínicos preliminares en humanos. Al igual que los productos experimentales presentados por Moderna y AstraZeneca, entre otros.

Con información de EFE