Diversos investigadores han buscado la definición del número mágico, pero los resultados son claros, la duración no importa sino la satisfacción de ambos, entonces ¿dónde queda tu placer?

Hablar del sexo perfecto es imposible por la gran variedad de gustos que cada uno de nosotros tenemos. El juego previo, las posturas, lo que ocurre después, todo importa y aunque vemos a la intimidad como algo privado, amamos saber de ella para compararnos. Te decimos cuánto debe durar tu pareja cuando hacen el amor para que tú seas feliz. 

Varios investigadores se han dado a la tarea de definir el número mágico, ese conjunto segundos que nos llevarán al clímax y aunque han obtenido un resultado, este no ha sido de la satisfacción del mundo, pues aún no hay consenso de tiempo sino de sensaciones.

Sí, las cifras no nos convencen a nadie por lo que lo mejor podría ser tomar la conclusión de los expertos de Boston Medical Group, quienes aseguran que no hay un tiempo ideal, sino que lo importante es que la pareja quede satisfecha después de haber tenido relaciones sexuales. 

Por su parte, una investigación publicada en el Journal of Sexual Medicine, reveló que sin contar el juego previo el tiempo ideal era de 5.4 minutos, para llegar a esa respuesta analizaron a 500 parejas. 

Otra investigación de la Universidad Estatal de Pensilvania concluyó que una relación sexual satisfactoria tenía una duración de entre 7 y 13 minutos. 

Los expertos en salud sexual señalan que lo ideal es que en pareja no nos presionemos por la duración sino por disfrutar el momento y satisfacernos mutuamente, además, hablar con honestidad sobre nuestras preocupaciones íntimas, malestares y todo aquello que pudiera limitar el disfrutarnos.

Es primordial que ambos sientan la confianza de hablar sobre sus deseos, fantasías y expectativas, tener la capacidad de llevar a la pareja a realizar todo lo que nos agrada y también afrontar los problemas juntos. Tanto mujeres como hombres podrían experimentar detalles físicos o emocionales que limiten el placer.
Como lo hemos dicho, la masturbación también será una herramienta de ayuda, pues al autoexplorarnos, podremos aprender a reconocer nuestros puntos sensibles, información que será útil a la pareja, también nos ayudará a aprender a durar más tiempo en la relación sexual, extendiendo el momento de placer y creando toda una experiencia.

Si bien el orgasmo es una experiencia de bienestar para el organismo y la relación sentimental, el proceso también es relevante, por ello no debemos escatimar en el juego previo y en probar nuevos detalles de vez en cuando para no caer en la rutina. No es el tiempo, es la experiencia.