La aplicación diseñada por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, estará disponible en toda la geografía española el 15 de septiembre, tras haber superado la fase de pruebas, y permitirá a los usuarios conocer su nivel de exposición al virus, notificar de forma anónima si su diagnóstico es positivo y comunicar el resultado a sus contactos, sin revelar su identidad ni la de su teléfono móvil.

Radar COVID, según la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, ha demostrado en la fase de pruebas, llevada a cabo en La Gomera entre el 29 de junio y el 31 de julio, «su eficacia, fiabilidad y precisión desde el punto de vista técnico», al haber aumentado a 6,4 el número de detecciones de contactos estrechos, frente a los 3,5 de los rastreadores manuales alcanzado en La Gomera.

¿Cuáles son los pasos para usar la aplicación?

-El primer paso es descargarse la aplicación, disponible tanto en el sistema operativo Android (desde Google Play) como en iOS (desde la app store).

-La aplicación, de acuerdo con las instrucciones al iniciarla, solicita al usuario activar su Bluetooth «para recoger y compartir de forma segura ID aleatorios con teléfonos que están cerca».


-En caso de tener un diagnóstico positivo, el usuario puede notificarlo de forma anónima a través de un código que facilita la propia aplicación.

-El usuario recibe una notificación en caso de que haya estado cerca de alguien que ha indicado que tiene el COVID-19. Las alertas se comparten con la fecha, la duración y la intensidad de la señal asociada a la exposición.

-Si se ha estado expuesto o se ha notificado un positivo, la aplicación recomienda seguir una serie de indicaciones sanitarias.

¿Cómo es su funcionamiento?

La aplicación se basa en la tecnología Bluetooth, que permitirá a dos usuarios intercambiar datos de manera anónima, mediante sus teléfonos móviles, cuando estén a menos de dos metros de distancia durante al menos quince minutos.

Los terminales captarán un código encriptado, un identificador anónimo que cambia constantemente. En caso de que uno de los dos usuarios dé positivo por coronavirus podrá introducir el resultado en su aplicación y esta informará de forma anónima a las personas con las que haya tenido contacto. Ambos dispositivos guardarán ese número aleatorio durante 14 días.

La aplicación empleará el protocolo DP-3T (Rastreo de Proximidad Descentralizado para preservar la privacidad), que en principio es el más garante con los derechos de los usuarios. En esta línea, no utilizará geoposicionamiento GPS, ya que esta función la cumplirá el propio Bluetooth, que mediante un nuevo protocolo se utilizará por primera vez para medir distancias.