La norma aprobada por el congreso provincial establece que al menos un 1% del personal del Estado de Entre Ríos, sus organismos descentralizados y las empresas del Estado deberá estar ocupado por «personas travestis, transexuales y transgénero, que reúnan condiciones de idoneidad para el cargo».

Propone, además, un principio de «no discriminación», por el que «toda persona tiene derecho al trabajo digno y productivo, a condiciones equitativas y satisfactorias, protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de su identidad de género».

En la iniciativa también se incluye la creación de un «Registro Único de Aspirantes» para «facilitar la incorporación laboral» de las personas trans y se fija un «Régimen de Incentivo Fiscal» para los empleadores del sector privado que contraten a personas travestis, transexuales y transgénero. El Poder Ejecutivo deberá reglamentar la ley en los próximos 90 días para su aplicación efectiva.

Fuente: RedEco