Las mujeres de cualquier edad pueden prevenir los tipos de cáncer más comunes si siguen mejores estilos de vida y mantienen el cuidado de su salud.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, adscrito a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), el cáncer es un conjunto de enfermedades relacionadas. En ellas, algunas células del cuerpo empiezan a dividirse sin control, diseminándose a los tejidos de alrededor.

Como señala la Sociedad Americana Contra el Cáncer, cualquier persona puede padecer cáncer a cualquier edad. Sin embargo, la doctora Anna Di Marco, oncóloga del Centro de Cáncer de la Mujer, explica que, muchas veces, las personas jóvenes no piensan que les pueda afectar.

“Visitar poco a los médicos o no tener enfermedades preexistentes no te exime de desarrollar cáncer. Por ello, es de suma importancia estar alerta a los síntomas y a los signos que pueden indicar la presencia de una condición maligna en tu cuerpo”, alerta la doctora Di Marco. La experta además recuerda que, de acuerdo con los datos del Registro de Cáncer de Puerto Rico, los tres cánceres más comunes en las mujeres son: el cáncer de seno, cáncer colorrectal, el de tiroides y el uterino.

“El cáncer de seno es el de mayor mortalidad, seguido por el cáncer de pulmón, y se conoce que, a mayor edad, mayor riesgo tiene un individuo de desarrollar cáncer. Sin embargo, es importante clarificar que las mujeres jóvenes también pueden desarrollar cáncer”, apunta la oncóloga. La profesional a continuación, comenta sobre algunos de los cánceres más comunes en las mujeres de acuerdo a la edad.
Mujeres jóvenes o premenopáusicas

La doctora Di Marco afirma que la mujer premenopáusica es aquella que tiene menstruación, es decir, es una mujer fértil. En este grupo se observa más el cáncer del cuello uterino.

“El cáncer de cérvix o cuello uterino es más común en las mujeres menores de 50 años. Su síntoma más frecuente es el sangrado vaginal anormal, que no sigue el patrón del ciclo. La mayor parte de estos puede ser detectado a etapas tempranas gracias a la prueba de detección Papanicolaou o Pap”, describe Di Marco. Asimismo, enfatiza que es importante que las mujeres conozcan que existe una vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH). Esta ayudará a prevenir el cáncer cervical y ahora puede ser administrada a niñas desde los 9 años y a mujeres hasta los 45.

Por otra parte, aunque el riesgo de tener cáncer de tiroides aumenta con la edad, este es uno de los cáncer más comunes en mujeres jóvenes, explica la oncóloga. También señala que la mayor parte de los nódulos de cuello y tiroides son benignos. Sin embargo, si la mujer nota que tiene problemas al tragar, al respirar y cambio de voz, debe notificar a su médico. Estos son algunos de los síntomas más habituales en estos casos.

El melanoma es otro tipo de cáncer más comunes en las mujeres y ocurre en la piel. Se e le debe prestar especial atención porque es uno de los cánceres más comunes en personas menores de 30 años de edad, especialmente si existe un historial familiar.

“Si tienes un lunar que ha cambiado de tamaño, color o forma es una señal de que debes ver a tu médico”, subraya Di Marco. Destaca, también, que es el más serio de los cánceres que afectan la piel.

Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, adscrita a los NIH, el melanoma es el cáncer de piel más peligroso. Además, es la principal causa de muerte por enfermedades de la piel. La Sociedad Americana Contra el Cáncer destaca que las tasas de melanoma han aumentado rápidamente en las últimas décadas.

Sin embargo, esto ha variado según la edad. En general, el riesgo de padecer melanoma en el transcurso de la vida es de aproximadamente 2.6% (1 en 38) para los blancos; 0.1% (1 en 1,000) para los negros y 0.6% (1 en 167) para los hispanos.

Por otro lado, la doctora Di Marco explica que los linfomas son un grupo de cánceres que se originan en las células del sistema linfático. Estos se presentan con pérdida de peso, fiebre, sudoración inexplicable y engrosamiento de las glándulas de las axilas, el cuello y las entrepiernas.

“Los linfomas sí son curables con quimioterapia y es de suma importancia su detección temprana”, acota la especialista.

Mujeres menopaúsicas

Di Marco describe a la mujer menopáusica como aquella que ya no tiene su período menstrual.

“Cuando los ovarios dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona hay cambios en el cuerpo, que incluyen la pérdida de la capacidad de concebir”, explica. Agrega que en este grupo de mujeres, el cáncer de endometrio o matriz se presenta con sangrados o manchado vaginal meses o años después de haber tenido la última menstruación.

“Esta debe ser una alerta para visitar a su ginecólogo”, enfatiza Di Marco, para añadir que las mujeres obesas tienen un mayor riesgo de tener cáncer uterino. El diagnóstico se hace mediante una biopsia del endometrio.

“El cáncer de seno es el más común en las mujeres que pasaron la menopausia. Gracias a su detección temprana, a través de las mamografías, ha disminuido la mortalidad”, indica la doctora Di Marco.

“Los síntomas más comunes son la palpación de una masa o nódulo debajo de la piel del seno. También podría presentarse con la inversión súbita del pezón o cambios en la piel parecidos a la piel de una naranja’, describe, sobre los signos que pudieran dar una señal de alarma.

En cuanto al cáncer de pulmón, Di Marco expresa que es uno de los más comunes en mujeres mayores.

“Un síntoma importante es la tos constante o la falta de aire. Aunque el riesgo de padecer cáncer de pulmón aumenta con la exposición a cigarrillos y químicos, no todas las mujeres que tienen cáncer de pulmón fueron fumadoras”, subraya la oncóloga. Luego destaca la importancia de conocer este dato, pues las mujeres no fumadoras también pueden desarrollar cáncer de pulmón.

Para el cáncer de ovarios no existe una prueba de cernimiento que ayude a detectarlo, por ello, su diagnóstico suele ser tardío y en etapas avanzadas.

“Este se presenta con dolor abdominal, recrecimiento del abdomen, pérdida de peso y un aumento en la frecuencia urinaria. Su diagnóstico es usualmente incidental por una imagen”, señala Di Marco.

Sobre los síntomas de cáncer de colon, Di Marco informa que incluyen: anemia persistente, pérdida de peso y sangre en la excreta.

“Es de suma importancia su cernimiento después de los 50 años con la prueba de sangre en la excreta o la colonoscopia. Este tipo de cáncer, aunque es más común en personas mayores ha ido en aumento en los jóvenes posiblemente por la obesidad, la vida sedentaria, el consumo de alcohol y carnes procesadas”, enfatiza la oncóloga.

Cabe destacar, sin embargo, que, de acuerdo con la guía de la Sociedad Americana Contra el Cáncer, se recomienda iniciar el cernimiento para detectar este tipo de cáncer a partir de los 45 años de edad. Esto sobre todo si existe algún historial familiar de cáncer de colon o si se sufre de ciertas enfermedades inflamatorias crónicas del colon. Entre ellas está la colitis ulcerativa y la enfermedad de Crohn, ya que pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon.

El cáncer colorrectal es el segundo cáncer más común, tanto en las mujeres como en los hombres en Puerto Rico, convirtiéndose en la segunda causa de muerte entre las mujeres.

A continuación, la doctora Di Marco menciona las pruebas de cernimiento que deben considerarse, dependiendo de la edad:
21 años

Se debe iniciar el cernimiento del cáncer de cuello uterino o cérvix. Esta prueba se hace con el método Papanicolaou (Pap). El ginecólogo toma una muestra del cuello uterino durante una examinación. Al cumplir los 30 años de edad, se hace, además, la prueba del virus del papiloma humano (VPH). Si se tiene más de 65 años y las pruebas consecutivas han sido negativas es posible que el ginecólogo diga que no debe hacerse la prueba con regularidad.

40 años

A los 40 años de edad se debe iniciar el cernimiento de cáncer de seno con la mamografía anual. La resonancia magnética o MRI es usada en mujeres que tienen un alto riesgo de tener cáncer de seno. Este cernimiento debe continuar hasta los 79 años o hasta que la mujer esté capacitada de hacer sus funciones diarias.

50 años

Al cumplir los 50 años de edad es necesario empezar el cernimiento de cáncer colorrectal para evitar sufrir alguno de los cáncer más comunes en mujer. La prueba más sencilla se puede hacer desde la casa y se llama detección de sangre oculta. Se toma una muestra de excreta en la casa y se lleva al laboratorio para examinar. De ser positiva será necesario un referido al gastroenterólogo para una colonoscopia. La colonoscopia es un procedimiento mediante el cual, a través de una cámara, el médico visualiza adentro del colon para detectar la presencia de pólipos o masas.

¿Qué se puede hacer?

Para la doctora Di Marco, se pueden tomar medidas diarias para reducir la posibilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer. Así como modificar algunos factores de riesgo y tomar decisiones saludables, como, por ejemplo:

No fumar.
Mantener un peso adecuado.
Hacer ejercicios.
Aumentar el consumo de frutas y vegetales.
Evitar las comidas procesadas.
Evitar el alcohol. Si lo haces, no consumas más de 1 copa diaria.
Usa bloqueador solar con SPF de 30 o más.
Considera la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH).
Visita a tu médico y realiza tus pruebas de cernimiento con regularidad.