#DéjameContarte que LA MISERIA HUMANA ES UN MAL DE LA CONCIENCIA, un vicio que nada tiene que ver con la carencia de los recursos económicos mínimos para vivir dignamente; se trata de preferir vivir en condiciones despreciables porque se dejan guardados en el baúl del olvido la autoestima y los valores, tan necesarios y añorados en la sociedad de hoy.

Esta gente que adolece de conciencia produce mucho daño tanto para ellos mismos como para su entorno, su comportamiento se convierte en un tipo de violencia, de manipulación, de acoso sutil y subliminal. Este tipo de conducta se "normaliza" ante la victimización y pasa desapercibida para las mayorías que terminan por afianzar estos patrones al complacerlos haciéndose cómplices en vez de erradicarlos.

Las personas que padecen de "miseria humana" provocan profunda tristeza, ante tanta mediocridad junta al valerse de las necesidades ajenas para sus fines; por lo que, si de verdad se desea ayudar a esta gente "pobre de moral" hay que enfrentarlas a sus desvaríos, frenar sus abusos, agresiones y batallar contra estas conductas tóxicas aunque acaben siendo como molinos de viento.

Decía Víctor Hugo: "Lo que de los hombres se dice, verdadero o falso, ocupa tanto lugar en su destino, y sobre todo en su vida, como lo que hacen" yo le agrego, más aún cuando se autocalifican como "miserables".

Hoy más que nunca necesitamos reconocernos como hermanos, ayudarnos los unos a los otros, ser empáticos, respetar el derecho ajeno y tener el valor para levantar la voz ante quienes detrás de sus intenciones ocultas detrás de la conmiseración con la que justifican su conducta causan tanto daño a nuestras generaciones. 

Ojalá algún día el ser humano comprenda su verdadero valor y que nos necesitamos los unos a los otros.