#DéjameCiontarte 

ASÍ SERÁ EL 2021 SI NO TE ATREVES A HACER ALGO DIFERENTE.

Deisy  Viana


El tiempo  parece cíclico cuando las historias tienden a repetirse,  esa percepción es producto de la repetición continua de acciones que conllevan las consecuencias de las mismas sean positivas o negativas. 

Dichas acciones son la manifestación materializada de loa pensamientos, los cuales orientan la dirección de las decisiones. A su vez, los pensamientos son alimentados por lo que oyes, sea bueno o malo y tu sistema de "creencias". 

Por lo tanto, "lo que tú crees" influirá en tu vida y así en tu entorno, esas creencias pueden estar afianzadas en sesgos, monotonía, tradiciones, la religión, ideologías, tendencias políticas, tus miedos, experiencias, y un sinfín de factores.

Cuando actúas repitiendo tus acciones, se repiten los ciclos y con ellos las historias, por eso hay mucha gente que camina en el círculo de la escases, la calamidad, la violencia familiar, la depresión, entre otros, tan solo por no atreverse a hacer algo diferente. 

En el año 2021 toca pagar el precio de las consecuencias de las acciones o inacciones del 2020, no hay magia ni truco para que luego de la media noche del últimi día del año despertemos de letargo como si nada hubiese pasado, LOS DESEOS SIN ACCIÓN SE VUELVEN FRUSTRACIÓN.

Impera la necesidad del DESPERTAR DE LAS CONCIENCIAS, de superar los obstáculos con una actitud pisitiva eligiendo siempre hacer lo correcto. 

Para ello es necesario "resetear la memoria" y "actualizarle el software" al procesador de ideas, sueños y pensamientos, esto solo es posible al depurar lo que escuchas, porque si continuas alimentando tu mente con las mismas apreciaciones de la realidad tu respuesta será la misma de siempre, entonces ¿cómo esperas tener una vida diferente? ¿Cómo puedes emprender algo nuevo si tus pensamientos siguen resistiéndose a la posibilidad de un cambio favorable?

El 2021 demanda una actitud resiliente ante las circunstancias, transformar las adversidades en oportunidades, ser parte de la solución de los problemas y dejar de ser el problema.

Es tiempo de practicar la solidaridad, la unión, la fraternidad, la proactividad; obrar con conciencia, tomar lo bueno de lo que escuchamos y desechar lo malo, reflexión permanente, discernir lo bueno de lo malo, motivar y automotivarse, perseverar, edificar la esperanza día a día aferrados a la convicción de que los justos por la fe vivirán sabiendo que todas las cosas pasarán, pero el amor nunca pasará. Entonces, que nuestros pensamientos sean guiados por el amor y unidos, rompamos los ciclos inútiles que asfixian nuestra sociedad.