Querido Niño Jesús:
Por: Ramón Centeno 
@elboligrafo

#Opinión


Este año te esperé hasta las 12 de la medianoche y no llegaste. Los vecinos murmuraron que tenías covid-19. De ser así, pido por tu pronta sanación.

Te escribo estas líneas para que lleguen a tus ojos antes del 5 de enero justo cuando Diosdado o Cilia asuman la nueva Asamblea Nacional de mi querida Venezuela.
Y me refiero a Cilia o Diosdado porque ambos son amigos de mi papá, pero cualquiera de los recién electos diputados puede asumir tan distinguida responsabilidad.

En fin, y para no perder el hilo del cuento principal: quiero agradecerte querido Niño Jesús por el 2020. El año moribundo nos dejó una gran lección: solo el amor y la solidaridad nos salvará. 

Te confieso que durante todo el año me porté bien: hice las tareas, limpié la casa, leí más y usé menos el control del televisor. Me bañé a tiempo, aprendí a extrañar y tanto, que ya extraño los súper juguetes que me traías antes del bloqueo económico. 

Saca cuenta Jesús que en el 2013 me trajiste una bicicleta a control remoto y este año me dejaste viendo para los lados. Mi mamá dice que sigues con Covid-19 en San Fernando de Apure. 

Pero ¿sabes?, cuando me siento a escribirte esta carta no tengo ni rencor ni pesadumbre. Por el contrario, estoy muy feliz de saber que no abandonaste a nuestras familias venezolanas: un tal Don Nicolás hizo de «tripas corazones» para que viviéramos unas Navidades en paz y eso, es la mayor satisfacción. 

La paz significa tranquilidad y pese a las dificultades propias de un asedio criminal contra Venezuela mi mamá echó paʼ lante y hoy podré mirar al cielo y decirte: ¡Gracias por dejarme vivir en el mejor país del mundo! 

Apreciado y querídisimo Niño Jesús: como es sabido por ti y los tres Reyes Magos soy un muchacho humilde de un barrio del estado Guárico y hoy cuando me reúna con mis vecinos hablaré de ti como un ser que vive solo cuando aprendemos a desprendernos de lo material y a amar con el corazón. 

  • Niñito Jesús ya te agradecí. Ahora voy con la lista de peticiones. Seré breve. Presta atención. 
  • Para mi natal Guárico quiero: bueno ya sabes lo que deseo. 
  • Para mis vecinos te pido una ventana más grande y vean mejor cuando llegue entre cantos de gallos. 
  • Para mi abuela te pido un rosario. 
  • Para Nicolás vida, salud y protección. 
  • Para mi amigo el Alcalde solo quiero que le lleves un pan de jamón. 
  • A mi madre vida y salud. 
  • A Guaidó y sus cómplices te pido se haga justicia. 
  • A mis entrañables amigos Obama y Trump que sus deseos para mi país se le multipliquen en vida, salud y puedan vernos salir airosos. 
  • A Simonovis y López quiero que les entregues una franela amarilla. 
  • Finalmente para Venezuela deseo un 2021 de éxitos. 
  • Niño Jesús si crees que es mucho lo que te estoy pidiendo puedes quitar la número 14. Sin más: 
Jaimito

PS: ¡Epa chamo! Se me olvidaba pedirte otro deseo. Pero mejor que te lo escriba Fernando.