Julio Ramos

Caracas. El día de hoy 5 de enero, el autoproclamado presidente de la república de Venezuela, Juan Guaidó encabezó la juramentación de la AN, paralela que en sesión decidió aumentar a un año más sus funciones, hasta el 2022, todo esto pese a que el pasado mes de diciembre se realizarán elecciones parlamentarias tal y como lo dictamina la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Explicó que "la continuidad constitucional de la Asamblea Nacional electa en 2015 responde a la situación atípica que vivimos, en dictadura". Dijo.

Ante tal decisión las respuestas de los internautas no se hicieron esperan y manifestaron su rechazo y burla.

De verdad este tipo se cree que todavía diputado? Este carajo no está bien de pana", refirió una internauta. 

! Guaidó, no sabe dónde está parado, todavía no entiende!, ,fue otro de los post que se pudo leer en las redes sociales.

Mientras esto ,sucede medios internacionales como el País de España  reseña que la estrategia de Juan Guaidó para mantener el control de la Asamblea Nacional de Venezuela a través de un equipo formado por la dirección del poder legislativo y otros 21 responsables de las comisiones permanentes se debilitó este lunes antes de comenzar. El dirigente opositor pretende dar continuidad a su mandato al frente del Parlamento a pesar de que este martes el chavismo tomará posesión de la nueva Asamblea.

Continuó reseñando este portal informativo que .En primer lugar, diputados como Stalin González, que fue segundo vicepresidente del legislativo y pertenece al partido Un Nuevo Tiempo, y Marialbert Barrios, de Primero Justicia, anunciaron que finalizarán sus funciones como diputados este 5 de enero, según establece el término legal del ciclo legislativo 2015-2020. Estos dos representantes de la oposición se separan así del difuso plan que ha dictado Guaidó para mantener su pulso con Maduro que empezó hace dos años y que le valió al principio un amplio reconocimiento internacional como jefe de Estado.

En las filas opositoras temen que se produzcan más renuncias, teniendo en cuenta también el malestar que generó la conformación del reducido equipo, llamado Comisión Delegada, con el que Guaidó pretendía seguir en su cargo.