REFLEXIONES 

Antonia Muñoz 

ALGO DEBEMOS HACER ( I ) 

Venezuela está acogotada de múltiples problemas y sus hijas e hijos tenemos que hacer algo. Los problemas del país no pueden ser materia exclusiva del gobierno y de la oposición. El país organizado y consciente también tiene mucho que aportar para romper la odiosa y peligrosa polarización entre los radicales de ambos polos. Nadie en su sano juicio puede creer que la salida política es aniquilar al adversario. Tampoco la oposición puede creer que su papel es sabotear y plantear como salida la injerencia extranjera. Eso no es políticamente aceptable ni sano y mucho menos democrático. ¡Tampoco, ningún disociado puede plantear que nos vayamos del país, todos quienes tenemos objeción a la actual manera de gobernar y de hacer oposición irracional! Así que ambos actores deben revisarse de forma autocrítica, aceptar que el país es de todas y todos y ningún grupo puede considerarse dueño de la verdad. También deberían revisarse “Los felicitadores de Pio Gil”, quienes según el autor, abogado tachirense Pedro María Morantes (1865-1918) le rinden culto al servilismo palaciego, y sólo saben asentir y aplaudir. Esos son quienes según la Biblia a lo malo llaman bueno y a la penumbra llaman luz. Se peca por acción y por omisión. 

Si consideramos la situación país planteada sucintamente en al artículo anterior, lo que tenga que hacer el gobierno, necesariamente pasa entre otras cosas, por derrotar la improvisación, la ineficiencia y la corrupción. Como el bloqueo es parte de la estrategia internacional contra el país y su cese no está en mano del gobierno de Venezuela, éste debe mejorar lo que depende totalmente de su acción gubernamental, tanto en lo material como en lo ético y moral. El gobierno tiene la mayor cuota de responsabilidad porque es quien propone, dispone y dirige los planes y programas, que de cumplirse, supuestamente convertirían a Venezuela en un País Potencia. Por eso quienes dirigen el gobierno, en primer lugar el gobierno nacional, deberían comenzar por agarrar un bisturí y hacer una disección a las instituciones para que comprueben que muchos organismos del Poder Público están lejos de funcionar adecuadamente. 

Difícilmente el gobierno nacional tomará la iniciativa de revisarse para corregir grandes errores, porque están convencidos o al menos intentan hacer creer que hacen su mejor esfuerzo. Si algo no funciona, como es el caso del área económica, el grupo que gobierna achacará toda la responsabilidad a la guerra económica y al bloqueo, que indudablemente tienen responsabilidad. Sin embargo, no toda la tragedia económica se debe a factores externos Por lo tanto, a manera de un primer ejemplo, señalaremos uno de los órganos enfermos del gobierno nacional, y que tiene gran responsabilidad en la pulverización del Bolívar, lo cual nos llevó a la hiperinflación, cuyas dentelladas hemos sentido todos en carne propia durante tres años. 

Ante la devaluación continuada del Bolívar a partir del 2014 y el consecuente aumento de los precios de bienes y servicios (inflación), el BCV tenía la palabra. No lo decimos nosotros, lo dice la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en sus artículos 318, 319 y 320. Artículo 318. Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela. El objetivo fundamental del Banco Central de Venezuela es lograr la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria. La unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el Bolívar… 

Artículo 319. El Banco Central de Venezuela se regirá por el principio de responsabilidad pública, a cuyo efecto rendirá cuenta de las actuaciones, metas y resultados de sus políticas ante la Asamblea Nacional, de acuerdo con la ley. También rendirá informes periódicos sobre el comportamiento de las variables macroeconómicas del país y sobre los demás asuntos que se le soliciten, e incluirá los análisis que permitan su evaluación. El incumplimiento sin causa justificada del objetivo y de las metas, dará lugar a la remoción del directorio y a sanciones administrativas, de acuerdo con la ley. El Banco Central de Venezuela estará sujeto al control posterior de la Contraloría General de la República y a la inspección y vigilancia del organismo público de supervisión bancaria (SUDEBAN), el cual remitirá a la Asamblea Nacional informes de las inspecciones que realice… ¡ Ah mundo, si los contralores controlaran! 

Artículo 320. El Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social. El ministerio responsable de las finanzas y el Banco Central de Venezuela contribuirán a la armonización de la política fiscal con la política monetaria, facilitando el logro de los objetivos macroeconómicos. En el ejercicio de sus funciones el Banco Central de Venezuela no estará subordinado a directrices del Poder Ejecutivo y no podrá convalidar o financiar políticas fiscales deficitarias… 

Ante la disminución del poder adquisitivo de los sueldos y salarios, el gobierno ha realizado aumentos consecutivos del sueldo mínimo, lo que siempre ha resultado insuficiente, porque como expresara en su momento el Presidente de Argentina Juan Domingo Perón, los precios suben por el ascensor y los sueldos por las escaleras. Los bonos, que no son parte del salario, son apenas un paliativo para reforzar la dependencia del gobierno. El CLAP ciertamente suministra los carbohidratos para una semana, pero ¿Con qué se compran las proteínas y las grasas para acompañar las harinas del CLAP? Como si esta competencia desigual entre precios y salarios fuera poca, en agosto de 2018, junto con el ajuste del cono monetario al cual le borraron 5 ceros, el gobierno desconoció los Contratos Colectivos e hizo una fuerte poda a los sueldos del sector público. A manera de ejemplo, recordamos que los profesores universitarios con categoría de Titular pasamos de 10 a 4 sueldos mínimos. Desafortunadamente, nos igualaron hacia abajo. 

La devaluación del Bolívar, además de la inflación, entre otras cosas ha producido la disminución del Producto Interno Bruto (PIB), porque disminuyó la producción de bienes y servicios. Como parte de la crisis económica también disminuyeron drásticamente las Reservas Internacionales, las cuales representan los ahorros del país en dólares, producto de los excedentes del petróleo; los cuales fueron mermando paulatinamente debido a la caída de los precios del petróleo que comenzó en el 2014, más la piratería en la gerencia, la dependencia de la importación de equipos, repuestos e insumos. Todos estos factores, unidos a la infaltable corrupción, han conducido a PDVSA casi a la puerta del sepulcro. 

Si hacen un diagnóstico honesto conseguirán que muchos organismos públicos, incluyendo gobernaciones y alcaldías; desconocen lo que es y para qué sirve la CONTINUIDAD ADMINISTRATIVA y EL SEGUIMIENTO Y CONTROL, sólo por citar dos aspectos, de estricto cumplimiento en una Administración sana. Cada quien que llega a un cargo pareciera tener su propio plan, el cual muchas veces está alejado de las necesidades de la gente, siendo la consecuencia más visible un reguero de obras inconclusas con la consecuente pérdida de recursos para la nación y para la población que se ve privada del servicio que dichas obras proporcionarían. ¡Cuántos servicios médicos especializados desaparecidos por falta de mantenimiento de equipos de última generación, cuántos equipos y maquinarias para mantenimiento de vialidad convertidos y vendidos como chatarra cuando todavía tenían vida útil, cuantos proyectos de suministro de agua potable y construcción y equipamiento para el tratamiento de aguas servidas fueron abandonados y sus recursos desviados, sólo por la mezquindad de no continuar lo que el gobernante o funcionario anterior comenzó. ¡Así se seca hasta un océano! 

Sólo dos ejemplos que permiten visualizar la inoperancia de los órganos contralores nacionales, estadales y municipales. Ante la inacción del Banco Central de Venezuela ¿Cuál fue la actuación de control de la Asamblea Nacional como lo establece el Art. 187.3? Podríamos igualmente preguntarnos ¿Controló la Asamblea Nacional el funcionamiento de CADIVI entre febrero del 2003 y enero del 2014? ¿Por qué la AN, los Consejos legislativos Regionales y las Cámaras Municipales no ejercen el debido control de los gobiernos nacionales, estadales y municipales, para así evitar o sancionar los malos manejos de la Administración Pública. El bloqueo y las sanciones no explican toda la debacle económica del país.. 



Guanare, 14 de enero de 2021.