El Precio de la Vida

Por: Deisy Viana

#DéjameContarte que en los últimos tiempos hemos podido observar los estragos del coronavirus a nivel mundial, sumado a la cadena de rumores, ensayos y errores, sin contar la ola de pánico a morir por covid-19. Aún así persiste la inconciencia de muchas personas negadas a cuidar la vida. Esa osadía no es nueva, el ser humano desde siempre ha tentado a la muerte sin importar los riesgos que pueden generar un accidente o una negligencia.

Valora la vida quién ha estado al borde de perderla, pero ¿cómo se valora la vida? ¿Cuánto vale la vida? Son preguntas difíciles de responder hasta que conoces a alguien que sobrevivió al virus, a cualquier enfermedad letal o a algún accidente grave. Esas personas luego de superar su adversidad se detienen en el presente, miran cómo ha sido su pasado y aprenden a ver desde otra óptica para redireccionar su futuro.

Mientras muchos son invadidos por pensamientos suicidas, otros paradójicamente están sentenciados a muerte por un diagnóstico médico y anhelan por lo menos un día más junto a sus seres queridos, una simple bocanada de oxígeno o una pausa al dolor. Mientras muchos desperdician su ahora contando los lazos de duelo que cuelgan en los estados de las redes sociales por  las víctimas que perdieron la batalla y sin embargo, no es suficiente para que cuiden su propia vida y las de sus seres queridos; hay un ejército de hombres y mujeres que han logrado vencer, que tienen una percepción distinta porque volvieron a nacer.

Tal vez es lo que el mundo necesita, volver a nacer, que renazcan en la fe, la esperanza, la solidaridad, la tolerancia, el amor de unos por los otros sin egoísmos ni conflictos; total, todos somos iguales, no importa cómo te llames, cuánto tengas, qué puesto ocupes en la esfera social, económica o política, para todos y todas la vida termina valiendo lo mismo, el oxígeno que respiramos.