La aparición de canas en el cabello forma parte de un proceso fisiológico relacionado con la vejez, aunque en ocasiones la canicie también puede desarrollarse de forma prematura debido a factores genéticos o relacionados con los hábitos de vida y alimentación.

La canicie es conocida como el fenómeno en el que el cabello torna a un color blanquecino debido a la pérdida de melanina en el folículo piloso; siendo la melanina el pigmento que da color al pelo. Cuanto más melanina más oscuro será el color del cabello.

No obstante, existen factores que influyen directamente en el nacimiento de canas: situación de estrés continuado, falta de nutrientes determinados, enfermedades como el hipotiroidismo o vitíligo, déficit de vitamina B12 o consumir tabaco en exceso. Otros condicionantes pueden ser el uso de productos químicos que puedan dañar el pelo, abuso del secador o planchar de pelo y una higiene inadecuada.

El estrés es uno de los causantes más comunes, así lo demostró un estudio realizado en la Universidad de Harvard. “Cuando el nivel de noradrenalina es elevado, debido a cualquier factor de estrés, se pueden perder algunas células madre. Pero la mayoría se quedan, por eso el pelo sigue teniendo color. Se requieren muchas rondas de exposición a estrés para que al final se agoten todas las células madre».

La alimentación como arma frente a las canas

Por otro lado, equipos de investigación de la Universidad de Johannes Gutenberg (Mainz) y la Universidad de Brenford hallaron que la canicie viene provocada por grandes cantidades de peróxido de hidrógeno que se amontonan en los folículos capilares. Esto provoca la decoloración del cabello.

Y es que los niveles de peróxido de hidrógeno deben ser disminuidos por enzimas antioxidantes como la catalasa, que provoca la descomposición del peróxido de hidrógeno en agua y oxígeno. Por eso es recomendable consumir alimentos ricos en catalasa de forma habitual, pudiendo prevenir la aparición prematura de canas.

Frutas

En este grupo destacan las frutas ecológicas y consumidas crudas, ya que métodos de cocina como la cocción provocan la disminución de la catalasa en estos alimentos. Por su parte, los productos frutícolas manipulados para ser más atractivo a la venta contienen niveles más bajos de catalasa, por lo que no serán beneficiosos a la hora de prevenir las canas.
El consumo de brotes es beneficioso para las canas

El trigo, la cebada, coles de Bruselas, alfalfa y brotes jóvenes de plantas verdes contienen dosis adecuada de catalasa, convirtiéndose en grandes aliadas para frenar la aparición de canas. En este sentido, los mejores alimentos son aquellas plantas crudas, frescas y cultivadas de forma orgánica.

Hígado de ternera

Este alimento alberga gran cantidad de catalasa, siendo uno de los más apropiados para descomponer el hidrógeno propio que provocan la aparición de canas. Además, la ternera es fuente vitamina A, hierro, zinc y proteínas. No obstante, también contiene grasas y colesterol, que pueden ser nocivos para la salud.

Una dieta equilibrada basada en ternera, fruta y verduras ricas en catalasa es lo más recomendable para frenar la aparición de canas. Esta también es una buena forma de proteger la salud del corazón.
Vegetales para acabar con las canas

En el mundo gastronómico encontramos una serie de elementos ricos en catalasa, aunque es necesario controlar su consumo debido a propiedades que perjudican nuestra salud. El aguacate es uno de estos alimentos fuente de catalasa, pero su alto contenido en grasa nos lleva a limitar su ingesta.

Además, otras hortalizas que proporcionan catalasa son la patata, cebolla, puerro, rábano, zanahoria, espinaca, pepino, nabo apio y repollo.