La primera vacuna contra el cáncer de mama desarrollada por científicos del Cleveland Clinic’s Lerner Research Institute comienza los ensayos en humanos.

El suero pretende prevenir el desarrollo del cáncer de mama triple-negativo, ya que actualmente la única opción profiláctica para las personas que corren un alto riesgo de desarrollarlo es la mastectomía, la extirpación quirúrgica de la mama, reseña el portal Redacción Médica.

Según la información está previsto que la vacuna mejore las perspectivas de las personas que ya han sobrevivido a este tipo de cáncer en el pasado. El ensayo busca confirmar las dosis adecuadas que administrar, según el artículo publicado en Clinical Trials.

Las primeras pruebas de esta potencial vacuna contra el cáncer de mama se practicarán sobre una cohorte de entre 18 y 24 pacientes que hayan recibido tratamiento para los estadios tempranos de este tipo de cáncer en los tres años anteriores. El requisito para participar es que deben haber sido declarados libres de tumores, pero tener un alto riesgo de recurrencia.

A los participantes les administrará el suero en tres dosis separadas por dos semanas entre cada dosis y será monitorizadas con el fin de encontrar cualquier posible efecto secundario o respuesta inmune a la vacuna. Si el estudio, que se alargará hasta septiembre de 2022, demuestra que esta dosis de la vacuna es segura y efectiva, se ampliará el número de participantes con personas en buen estado de salud.

Ensayos de la vacuna contra el cáncer de mama en animales

Antes de realizar los ensayos en humanos, el suero ha sido testado en ratones hembra y en otros modelos de animales. En todos los casos se demostró que la vacuna contra el cáncer de mama lograba inhibir la aparición de tumores mamarios y que no provocaba inflamación autoinmune, lo que hace seguro su uso.

La vacuna también logró parar el crecimiento de tumores existentes en los modelos animales en los que fue probada. El principio de este suero prepara al cuerpo para reaccionar contra una proteína, la a-lactalbumina.

Se trata de una sustancia que el cuerpo produce durante las últimas etapas del embarazo y durante la lactancia. No obstante, aparece sobreexpresada en los tumores emergentes.

El ensayo que está a punto de comenzar es de fase uno, lo que significa que su principal finalidad es determinar la seguridad ed la vacuna y su dosis adecuada. La eficacia se evaluará en los ensayos de fase dos y tres, lo que significa que, de ir bien, la vacuna no podrá estar disponible hasta dentro de varios años.

Los investigadores también se muestra cautelosos porque existe una cierta incertidumbre sobre la posible ocurrencia de efectos secundarios y las diferentes reacciones según el perfil de las pacientes, ya que pueden no ser la misma si las pacientes están experimentando la menstruación o se encuentran en periodo de lactancia.