SOY CRISTIANA ¡COMETO CIENTOS DE ERRORES!

¡PERO NO ME MIRES A MI! ¡SIGUE A CRISTO, ÉL ES FIEL!

Por: Marlin Villalobos

C.I.: 15.823.766

Historiadora

 

Cuando decidimos seguir a Cristo como nuestro Señor y Salvador, tomamos la decisión de ser imitadores de un hombre sin errores, fiel y obediente a los mandatos divinos de   nuestro Padre Celestial, es decir, creemos por convicción que fuimos creados por Dios y que formamos parte de un “DISEÑO DIVINO” por lo tanto no somos un error. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios todopoderoso para llegar a hacer iguales a Él, pero cuando el pecado entra al mundo a través de ADAN es quebrantado el plan de Dios de llegar hacer perfectos; digamos de la manera natural y fácil como fue planeada en un principio. MEDITEMOS por un momento lo anterior  establecido en las Santas Escrituras:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Génesis 1:26

Si hay algo claro, es que en un principio había un plan, y fue el de ser iguales y semejantes en todo (sin errores, fallas, debilidades, tentaciones, pecado entre otros) a nuestro creador, pero luego este plan fue entorpecido por el pecado cuando éste,  entro al mundo por medio del primer hombre y todo lo que en un principio fue  natural y fácil,    representaría luego  una sola palabra “ESFUERZO”. Dicho” ESFUERZO” hecho carne y quien vino a la tierra a pagar un pecado que no le pertenecía, pero esa paga de pecado injusta fue necesaria para que usted y yo hoy podamos decidir el camino del bien o el mal.

Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos serás salvo. Romanos 10:9

Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Romanos 10:10           

        Ser cristiano no implica no cometer errores, equivocarse, fallar o no estar sujeto a tentaciones; al contrario los cristianos podemos cometer cientos de errores por el sólo hecho de ser humanos, tan iguales o hasta más  que la  persona que  lee y medita en estas líneas; la diferencia es que hacemos el” ESFUERZO” Todos los días  de reconocer que no somos perfectos, que tenemos muchas fallas , que nos equivocamos, pero que amamos a Jesús quien es “FIEL” y que  a pesar de nuestros errores Él nos ama y nos  está transformando cada día para llegar a hacer en su tiempo y con nuestro “ESFUERZO” iguales y semejantes a nuestro Dios padre.

Solamente esfuérzate y se muy valiente, no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas. Josué 1:9.

           Esforzarnos en mirar a Cristo es aceptar que Él es nuestra recompensa, nuestro gran y  único galardón junto a nuestra salvación. Jesús es nuestro gran ejemplo, pues en su tiempo aquí en la tierra, todos los demás miraron a su alrededor pero Jesús miro siempre su recompensa y la misma fue “SENTADO A LA DERECHA DEL TRONO DE DIOS”. Aquí fue donde fijo su mirada. Fue la visión de esta línea de meta  que lo llevó a través del sufrimiento y la burla. Era su objetivo.     

          La mayoría de las personas tenemos el error y me incluyo, porque en un pasado también lo hice,  en estar atentos y a la expectativa de los errores del otro más aún si   los errores son de personas cristianas,  ignorando que nuestra mirada tiene que estar sólo puesta en Dios, a quien no le vamos a conseguir ningún error. ¿Ahora bien, que significa sólo mirar a Dios, a Jesús y dejarnos guiar por su santo Espíritu? significa confiar sólo en la Divina Trinidad antes mencionada.

          Mirar a Jesús también significa evitar las distracciones, mirarlo sólo a Él; significa que le damos la espalda a todas las demás cosas; Jesús exige mirada exclusiva,  que podamos saber  quién es Él; no sólo por lo que pueda hacer por nosotros;  no niego que Jesús puede y hará mucho por nosotros cuando lo miramos y seguimos, estoy afirmando que la razón principal por la que debemos mirar a Jesús es por quien es Él por lo que hizo hace más de dos mil años no por lo que pueda hacer hoy por nosotros.

         Jesús es nuestro estímulo en esta carrera de la vida como nuestro ejemplo como nuestra ayuda. Como ejemplo, Jesús es el precursor  que nos precedió. Ha vivido fielmente en este mundo, confiando en el padre y cediendo a su voluntad. Nos ha dejado un ejemplo que podríamos seguir en sus pasos. Como nuestra ayuda, Jesús es de quien sacamos  fortaleza. Él es quien nos ha dado vida (Juan5:21) y ha enviado al ayudante para  que esté con nosotros para siempre (Juan 14:6) Hacemos ésta carrera sólo por su palabra y sólo por el poder de su Espíritu. ENTONCES LO MIRAMOS A ÉL. NOS APOYAMOS EN ÉL.     

       ¡Así que Jesús ya viene pronto! y no puede encontrarnos distraídos, observando los errores de los demás sino haciendo su santa voluntad; la cual es Buena, Agradable y Perfecta: NO ME MIRES A MI ¡SIGUE  A CRISTO!         

Artículo Anterior Artículo Siguiente