Se llama Gaudeamus Igitur (como el himno universitario), es una fundación y tiene 10 mil dólares de aporte inicial la firma que registró y mantiene en Panamá el actual presidente del Parlamento venezolano y dirigente nacional del partido de neoderecha Primero Justicia, Julio Andrés Borges Junyent.
Los datos del registro público de la nación del istmo, a los que tuvo acceso el sitio de periodismo de datosLaTabla.com, indican que la inscripción de la figura jurídica se realizó el 9 de agosto de 2012, ante la Notaría Octava del circuito y quedó asentada con el número de ficha 51967.
La gestión legal y administrativa la realizó el escritorio jurídico Morgan & Morgan, uno de los más grandes que desde Panamá pero en forma global, prestan servicios para resguardar grandes fortunas a través de los llamados paraísos fiscales.
En este caso la figura usada fue la de la fundación de interés privado, que es uno de los mecanismos más eficientes de la legislación panameña para garantizar la protección de fortunas a través de una mayor opacidad fiscal.
Las fundaciones son una herramienta muy versátil para ser utilizada en la protección del patrimonio, la planificación sucesoria, la planificación fiscal o para ostentar el control accionarial sobre otras empresas, precisa una especie de prospecto promocional publicado en el sitio web www.paraisos-fiscales.info
Precisa que es una institución que nace a partir de la donación de un patrimonio de una persona o entidad, llamada fundador, para unos propósitos de interés privado, recogidos en su carta o acta fundacional.
En este caso el fundador fue el propio Borges, aunque la legislación permite que el fundador, si lo desea, puede permanecer en el anonimato, encargando la tarea de la formación a un tercero: el fundador fiduciario o nominal. No está claro, al menos en los documentos obtenidos hasta ahora, cuál es el carácter del rol del Parlamentario en esta fundación.
En la Fundación Gaudeamus Igitur (cuya traducción del latín es “alegrémonos pues”) aparece, ademas de Borges Junyent, otra persona, aunque jurídica, que constituiría con el diputado el llamado consejo fundacional. Se trata de una firma filial de Morgan & Morgan, llamada MMG Management Corp., y la cual aparece en al menos otro centenar de fundaciones.
El mecanismo garantiza el anonimato en torno al verdadero proveedor de los fondos, pues en muchos casos se observa que ni el fundador ni el consejo fundacional son personas naturales sino figuras empresariales vinculadas con los servicios de gestoría.
El hallazgo de los datos complementarios confirman la información ya divulgada por La Tabla en el año 2015, aunque en tal oportunidad no se logró asociar el registro con una sociedad o compañía mercantil, pues efectivamente no se trataba de ese tipo de figura legal.
Sin embargo otra consulta a un servicio de bases de datos comerciales, denominado Dato Capital, ofreció con claridad que en la firma Borges aparecía como “fundador"
Cabe señalar que la creación y operación de una compañía offshore no implica de por sí un delito, sin embargo en este caso la figura usada es una correspondiente a un mecanismo diseñado deliberadamente para ocultar capitales y facilitar la evasión fiscal, la refacturación a través de la llamada triangulación y obviamente la legitimación de fondos de procedencia irregular.
Estas últimas semanas voceros de la Revolución han advertido sobre la existencia de una costosa campaña publicitaria emprendida por Borges, y el propio presidente Nicolás Maduro ha exhortado a la Contraloría a investigar el origen de esos fondos.
Mientras que en abril de 2015 el organismo de control fiscal, había citado al dirigente de Primero Justicia por haber detectado inconsistencias en su declaración jurada de patrimonio.

LA TABLA