El traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén deja "asesinatos en masa, ocupación y guerra"

 Fuente: Rt



La inauguración este lunes de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén se ha visto envuelta de "un grotesco bautismo de asesinatos de palestinos, anunciando una guerra más amplia en Oriente Medio", escribe en un artículo para RT el analista internacional Finian Cunningham. "La decisión de Trump […] no pudo haber sido más provocadora y criminal", recalca Cunningham.

El analista recuerda que el acto de apertura de la embajada de EE.UU. en Jerusalén coincidió con el aniversario de la Nakba (Día de la Catástrofe, en árabe), una jornada de luto nacional entre los palestinos en la que se conmemora la expulsión de la población palestina de sus hogares a consecuencia del nacimiento del Estado de Israel en 1948. Para Cunningham este hecho demuestra el "descarado apoyo del Gobierno de Estados Unidos a la violencia israelí" y cómo el país norteamericano consiente la ocupación israelí del territorio palestino.

Asimismo, señala que la indiferencia de la mayoría de estados europeos favorece que la región se sumerja en un "baño de sangre". A todo esto debemos sumar la polémica retirada de EE.UU. —también promovida por el presidente estadounidense— del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), el histórico acuerdo nuclear con Irán, a pesar del esfuerzo diplomático del resto de potencias integrantes de dicha alianza internacional para intentar evitar la salida de EE.UU. Ambas decisiones auguran un futuro cercano poco esperanzador para una región que en las últimas décadas se ha caracterizado por su inestabilidad política, señala el analista.
 
Decenas de palestinos muertos el día del traslado de la Embajada de EE.UU.

Las protestas estallaron este lunes en la frontera de la Franja de Gaza con Israel en víspera del traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. El balance provisional es de 59 palestinos muertos, incluidos 7 menores, y 2.771 heridos. Unos 35.000 manifestantes se han reunido en la valla fronteriza y miles más se han dado cita a menos de un kilómetro del campamento de Jabalia, según las Fuerzas de Defensa de Israel.