El presidente de EEUU, Donald Trump, impuso este lunes nuevas sanciones contra el Gobierno venezolano, al firmar una orden ejecutiva por la que limita a Nicolás Maduro la venta de deuda y activos públicos en territorio estadounidense.


El Gobierno estadounidense tomó esta decisión tras las elecciones presidenciales de este domingo a las que calificaron de "farsa" y en las que Maduro fue reelegido con 6,1 millones de votos, frente a una abstención histórica.
Más temprano, el vicepresidente de EE. UU., Mike Pence, detalló que el gobierno de Donald Trump no se quedará de "brazos cruzados mientras Venezuela se desmorona":

“Las elecciones de Venezuela fueron una farsa, no fueron libres ni justas. El resultado ilegítimo de este proceso falso es un golpe más a la orgullosa tradición democrática de Venezuela. Todos los días, miles de venezolanos huyen de la opresión brutal y la pobreza extrema, literalmente votando con los pies. 

Los Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela se desmorona y continúa la miseria de su valiente pueblo. Los Estados Unidos se opone a la dictadura y apoya al pueblo de Venezuela. El régimen del Presidente Maduro debe permitir la ayuda humanitaria en Venezuela y debe permitir que se escuche a su pueblo", dijo.