LA HABANA (Sputnik) — Más allá de los mitos, las leyendas y la propaganda política, la imagen del legendario guerrillero cubano-argentino Ernesto Che Guevara (1928-1967) sigue cautivando a millones de seres humanos alrededor del mundo, cuando se conmemora el 90 aniversario de su natalicio.
"El Che, como cariñosamente lo bautizamos los cubanos, es mucho más que una imagen. Es un ejemplo de entrega y sacrificio, que lo dejó todo a un lado: su familia, las comodidades y los cargos gubernamentales, por seguir su sueño de una América Latina libre de miserias", comentó a Sputnik el cubano Alfredo González, un joven estudiante universitario que exhibía la imagen del guerrillero en su camiseta.

 Como cada 14 de junio, en todos los rincones de Cuba se recuerda a Ernesto Guevara de la Serna —el comandante Che Guevara—, nacido en 1928 en Rosario, Argentina; aquel joven médico que salió a recorrer el continente en una motocicleta junto a su amigo Alberto Granados y terminó comprometiéndose con las causas latinoamericanas más justas.
Por su parte Zenaida Ferguson, una anciana que dijo haber conocido al Che en los primeros días del triunfo de la Revolución cubana, en 1959, afirmó que es "imposible olvidarse" del guerrillero, a quien lo considera un cubano más.


"Lo sentimos tan cubano como cualquiera, aunque no haya nacido en Cuba; aquí dio enormes muestras de valor en las luchas por nuestra independencia y vivirá siempre en nuestros corazones", expresó emocionada.
Para Manuel Iglesias, otro jovencito que cargaba sus libros rumbo a la escuela secundaria, hablar del Che Guevara es revivir la historia.
"Aprendí a conocer al Che en la escuela, cuando era pionero, y nos decían que teníamos que ser como él, seguir su ejemplo, vivir como él; y aunque en aquel momento no comprendía, ahora me doy cuenta que el Che es un espejo de sacrificio para los que queremos una sociedad mejor", aseguró.
Voces del Mundo
© Sputnik /
Juan Martín Guevara: "El Che es el pensador más importante del siglo XX"
En Cuba, Ernesto Che Guevara sigue siendo un ícono de la resistencia y las luchas revolucionarias, desde su incorporación en México, en 1956, al grupo de bisoños combatientes comandados por Fidel Castro que integraron la expedición del yate Granma, núcleo de lo que sería el Ejército Rebelde y que derrocaría a la tiranía de Fulgencio Batista en 1959.