Según trascendió, el pedido xeneize a Conmebol obedece al deseo de jugar contra River Plate en "condiciones de igualdad".


El club argentino Boca Juniors solicitó la suspensión del partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores pospuesto a este domingo 25 de noviembre luego de ser suspendido el día antes a causa de los los disturbios ocurridos en Buenos Aires.