Reporte Especial
Por: Julio Ramos 


Cuenta la historia que José Zambrano, fue un hombre Humilde que trabajo en el Correo, cuando los mensajeros se transportaban en mulas por los caminos reales para entregar sus encomiendas, en un viaje que realizaba junto a sus compañeros con ruta desde Zaraza (Edo. Guárico) a Villa de Cura (Edo. Aragua). José Zambrano, enfermó y murió en un árbol de Pica Pica, y de allí parte la historia del Anima.

Como es ya costumbre muchos fieles acuden para pedir o pagar favores concedidos, el Anima de Pica Pica, es visitado por muchas personas de toda Venezuela, y es el punto d encuentro para compartir en un ambiente de hermandad y de mucha magia que recorre el lugar entre actos espirituales realizados por Paleros.

Los tambores retumban en honor a José Zambrano, mientras que el ron es tomado en su nombre, al final de la edificación se encontraba la pista de bailes donde el arpa, cuatro y maracas, entonaban el tradicional joropo llanero,  mientras los fieles asaban carne en vara, ofrecían  tortas, sopas, cochinos y ovejos asados, bebidas  de manera gratuita a todos los visitantes quienes se apostaron en cada uno de los lugares haciendo largas colas.

Un entrevistado manifestó que para la ocasión se calculaba la matanza de más de 50 reses para ser ofrecida a los visitantes, fieles de este hombre que se convirtió en el hacedor de favores de todos aquellos que le piden con fevor.

Familias enteras acuden a este santuario, Betty Arpón, manifiesta que todos los años ofrecen una res, 3 tortas, sopas, “Esa es la promesa que pagamos, somos 15 personas, que venimos de San Juan de Los Morros, y nos sentimos agradecidos por los favores concedidos, ando con mis hijas y mis nietos, eso viene de generación, siempre pedimos mucha salud para seguir adelante”, dijo.

Rafael Martínez, se encontraba a espera para colocar una torta en la tumba de El Anima, manifestó que lleva 20 años acudiendo al lugar y que se encontraba acompañado de su familia, “Venimos de Valle Morin, Municipio San Casimiro, edo Aragua, todos los años estamos aquí cumpliéndole al Anima del Pica Pica, dijo.

El fevor por el Anima de Pica Pica fue creciendo la devoción de las que se acercaban a su tumba a pedirle favores y esté de forma milagrosa se los concedía. Por eso José Zambrano Anima de Pica Pica es referencia de devoción, milagros y fe en Venezuela.