UN
Rossana Barrera, delegada de Juan Guaidó en Cúcuta y quien es señalada por apropiarse indebidamente de donaciones provenientes de la llamada Ayuda Humanitaria se enredó, no supo qué responder, al ser consultada por el medio colombiano BluRadio sobre el escándalo.

Ella afirmó para defenderse que trabajar desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche “no es una vida de lujos”. “¿Cuánto le pagaba Guaidó?”, indagó el reportero. “Nada”, dijo ella. “¿Entonces de qué vivía?”, le repregunta. Allí intenta hilar un discurso. “Soy arquitecto, ahorita estoy desarrollando una obra, soy colombo venezolana e hice laaaa…¡ay se me olvidó esa parte!”, exclama.