Caracas, 04 Ene.

En su discurso de investidura, que se lleva a cabo este sábado en el Congreso, el jefe de Gobierno de España, Pedro Sánchez, propuso un "diálogo dentro de la Constitución" para resolver el conflicto con Cataluña, que se registra desde hace dos años, tras el referendo del 1 de octubre en el que se votó por la independencia de la ciudad autónoma española.

"La clave de la cohesión consiste en compatibilizar sentimientos diversos. Hoy existe en un sector amplio de la población catalana un sentimiento de agravio respecto a las instituciones catalanas y existe otro sector amplio que se siente ignorado (...) Hay que retomar la vía política, la del diálogo, negociación y el pacto amparado lógicamente por la Constitución", expresó Sánchez, citado por medios locales.

Este sábado inició el debate de investidura del líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) quien fue electo el pasado 10 de noviembre como nuevo jefe de Gobierno de la nación europea.

En este sentido, señaló que un diálogo para solventar la situación catalana fue uno de los acuerdos alcanzados con el partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), organización que manifestó que mantendrá su postura abstencionista en la investidura, a pesar de la decisión tomada este viernes de destituir al presidente de Cataluña, Quim Torra, y su inhabilitación por un año y medio.

"Crearemos una mesa de diálogo bilateral entre el Gobierno de España y el Gobierno catalán", enfatizó el presidente en funciones al tiempo que señaló que esta mesa tendrá como objetivo principal "debatir dentro del marco constitucional" y poner fin a la "confrontación territorial".

Por otra parte, presentó el acuerdo alcanzado con Unidas Podemos – encabezada por Pablo Iglesias – para formar un Gobierno de coalición (el primero en España desde la Transición a la democracia tras la dictadura franquista), que consta de 11 puntos y se tratan temas económicos, sociales y políticos.

Al respecto, enfatizó que este nuevo gobierno tendrá una "mirada progresista" con el fin de atender las necesidades expuestas por el pueblo español.

"Los españoles repartieron sus preferencias entre 19 fuerzas políticas diferentes, esa es la voluntad de los españoles y nos corresponde a nosotros traducirla en gobierno. Debemos traducir su voluntad en gobierno y no en bloqueo", recalcó Sánchez, citado por los medios locales.

El debate de investidura se extenderá hasta el martes 7 de enero, con un receso el lunes por Día de Reyes. En el caso de que el líder del PSOE no logre el respaldo de la mayoría absoluta (176 diputados), se someterá nuevamente a votación el martes, en el que solo necesita el respaldo de la mayoría simple del Congreso.

Ante una posible situación de que Sánchez no logre convencer a los miembros del Congreso en este debate ni en los dos meses posteriores, el Rey Felipe VI convocará el próximo 5 de marzo deberá disolver el Parlamento y convocar a comicios nuevamente para abril de este año, refieren medios locales.