Los padres solteros están de moda


Hemos ido cambiando tanto, socialmente hablando, que antes lo que rea una excepción a la norma, se ha vuelto la norma en sí.

Por ejemplo, cuando hay una separación, la crianza de los niños, la mayoría de las veces, queda a cargo de la madre. Pero se ha visto como a muchos papás les ha tocado ser también mamá. Quizás este no sea el caso al extremo, tanto como para volverse norma, pero si es una variante que se ha venido repitiendo últimamente.

No sé cómo le hacen los papás, fue lo primero que pensé, peor luego dije: si nosotras lo hacemos, ¿Por qué ellos no?. La verdad es que ser mamá soltera no es fácil, y menos si usas tacones, llega un punto que incluso no quieres sino andar en zapatos deportivos. Supongo que implica lo mismo para un hombre, quizás con un grado de dificultad adicional, no por los tacones, sino por el hecho de que culturalmente no están preparados para asumir esa responsabilidad sola.

Es la misma concepción del machismo con el que venimos tatuados y hasta plastificados. Eso de: la mujer es la que está preparada para eso. Porque desde niñas nos compran muñecas que amamantan, que cuidan y atienden niños.

Pero a algunos hombres les ha tocado. De mi círculo conozco unos cuantos y la verdad lo han hecho muy bien. Se meten en su rol y se enfocan en sus chamos, tan natural como si los hubiesen parido.
“Soy algo así como un papá y media mamá”, me dijo José un día. Me aseguró que la mamá de los chicos no estaba en condiciones, pero a él se le dio muy bien, hoy día sus hijos son profesionales y están bien encaminados.

La experiencia de Alejandro fue similar, pero sus palabras merecen ser citadas: “Lo cuido desde que nació, lo baño, lo llevo al cole, a su pediatra, a las actividades extras, jugamos reímos y aprendemos. No es fácil ser padre soltero, los niños necesitan a su madre, con todo y lo uno les ofrezca. Pero la alegría que te da un ´te amo´ de parte de tu hijo, vale todo el esfuerzo”.

Sé que no todos los padres piensan así, ni todos se han entregado a ejercer lo que les toca, pero si hay unos que merecen ser aplaudidos y admirados por su dedicación y entereza al afrontar este tipo de situaciones, porque cuando se lo proponen pueden hacer un buen trabajo. Aunque la verdad, como sugirió Alejandro, a los niños siempre les hará falta su mamá, o viceversa, siempre les hará falta su papá, el otro nunca llenará la ausencia.

Lo que sí, es que con estos súper papás que existen actualmente, se caen muchos muros del hombre abandonador, no es que deje de ser la norma, por el momento, porque no sabemos qué tantos cambios sociales se vienen.

Hasta ahora, mayormente es el hombre es el que abandona a la familia, y lo tildan de sinvergüenza, malo, mujeriego, mal padre, inmaduro, inconsciente. Y cuando es la madre quien abandona, ¿Qué título merece ella?.

Keimary Ruiz H./ @keiruizh