Una lamentable y terrorífica pesadilla es la que están sufriendo los ecuatorianos en medio de la pandemia desatada por el COVID-19 bajo el régimen de Lenín Moreno.

Para la fecha -según cifras del régimen gobernante- Ecuador presenta 2.302 casos de contagios, con 79 personas fallecidas y apenas 58 pacientes recuperados. Pero, de acuerdo a las denuncias ciudadanas y registros policiales, solamente de la ciudad de Guayaquil, la cifra de fallecidos supera fácilmente las 400 víctimas.

Un indicador a tomar en cuenta es que el país -que dirige el ultraconservador de derecha Lenín Moreno- tiene una tasa de contagio promedio de 139,05 personas por cada millón de habitantes, cifra que supera incluso al indicador de infecciones del mundo que se ubica en 125,18.

En un par de videos difundidos a través de Twitter se puede observar como los ecuatorianos son víctimas de la desatención del Estado y de la acción policial que en vez de mantener estrictos manejos preventivos con la población vulnerable, al dejar cuerpos de fallecidos por COVID-19 tirados en la calle y dentro de las casas.

Uno de los videos, una persona trasladaba el féretro de un muerto y un grupo de policías se encargaron de bajar el cadáver de la camioneta y lo tiran en m medio de la calle.

Otra grabación muestra a una señora que tiene los cuerpos de sus padres recientemente fallecidos en el suelo de la entrada de su casa envueltos en sábanas y que ninguna autoridad sanitaria del gobierno de Moreno le ha querido dar auxilio,

La señora, quien pide auxilio desesperada, confiesa, además, que siente los síntomas de tos seca, fiebre y malestar, al igual que los integrantes de su familia que viven en la misma casa donde yacen los cadáveres de sus progenitores.

Descontrolado crecimiento exponencial en los contagios

Las cifras de contagio en Ecuador mantienen una curva exponencial desde que fue detectado el primer caso el pasado 29 de febrero. A pesar de los llamados de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a que los países dictaran medidas preventivas de cuarentena colectiva y distanciamiento social, el régimen de Moreno se negó a aplicarlas hasta que ya la pandemia se había descontrolado en el país.

El pasado 21 de marzo la entonces ministra de Salud de Ecuador, Catalina Andramuño, presentó su renuncia al cargo, en medio de la pandemia de coronavirus, al alegar que le resultaba inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimientos de salud pública.

Otro motivo para su renuncia fue lo difícil de encarar la realidad frente a la situación de crisis generada en el país por el COVID-19, pues denunció que enfrentar una emergencia sanitaria sin recursos es “complicado”, pues casi un mes después de detectarse el primer contagio, la cartera de salud no había recibido “ninguna asignación presupuestaria por parte de la autoridad competente, para el manejo de la emergencia”.

De hecho, tras la renuncia de Andramuño, el propio Lenín Moreno dio declaraciones para informar sobre la dotación de equipos de prevención para el cuerpo de enfermería y médicos que se enfrenta a la pandemia, y que desde el primer contagio no contaba con los insumos suficientes para atender la emergencia sanitaria.

Más de 400 cadáveres se descomponen en viviendas y calles de Guayaquil

Los dos videos anteriormente citados son de casos ocurridos en la ciudad de Guayaquil, urbe que de acuerdo a denuncias de los ciudadanos tendría más de 400 muertos por COVID-19 que se encuentran tirados en las calles y dentro de las casas mientras están en estado de descomposición.

Un reportaje del diario ecuatoriano El Universo denuncia que los guayaquileños ya no saben qué hacer con los cuerpos que se descomponen en las viviendas, pues algunas personas llevan hasta cuatro días encerrados con los cadáveres de sus familiares sin ser retirados por medicina legal.

“No hay cifras oficiales sobre cuántas personas han fallecido y sus cuerpos no han sido retirados, tampoco sobre los levantamientos ejecutados. No obstante, según un listado que tiene la Policía para acudir a los levantamientos y al que pudo acceder este Diario, este martes estaban registrados casi 450 cuerpos en lista de espera para ser retirados de las viviendas”, alerta el rotativo

Una cifra similar citó el concejal de Guayaquil Andrés Guschmer, la noche del lunes, quien denunció que esa lista era de 400.

El medio también resalta que “el temor de los deudos y vecinos es de contagiarse. Por eso la reacción de un grupo de personas que la noche del lunes quemaron cauchos y un mueble en la 19 y la Q, suburbio de Guayaquil. Ahí la familia de un hombre que había fallecido tres días atrás exigía a las autoridades que retiren el cuerpo. En ese sector se han registrado algunos decesos”.

De acuerdo al diario, desde el jueves de la semana pasada, la Policía ha reportado más de 550 fallecidos en hogares. Al respecto, Jorge Wated, presidente del directorio de BanEcuador y actual encargado del levantamiento de los cuerpos, explicó que se recogen unos 150 cuerpos al día.

“Ya hemos inhumado a casi 50 fallecidos de forma digna, no es ninguna fosa común. Los otros van a las morgues provisionales en distintos puntos como el hospital del Guasmo, en el Teodoro Maldonado, hospital de Los Ceibos y Monte Sinaí”, explicó Wated, quien admitió que hay algunas morgues que ya están colapsadas.

Fuente: LaIguana.TV