Vemos mal la cuarentena, pero, en realidad, nos hace bien, por esta pandemia estamos sanando nuestro planeta tierra.

El hecho de estar cumpliendo con el aislamiento social, va a hacer que se generen una gran cantidad de cambios positivos en el medio ambiente, un ejemplo de ello, es que, las flores silvestres podrán crecer con total tranquilidad, pues, no podrán ser cortadas las especies y, por ende, se salvarán a las abejas.

En opinión de grandes expertos, este podría ser el mejor verano vivido en la historia del planeta por años. La organización europea encargada de la conservación de plantas silvestre, Plantlife, ha indicado que todas las flores silvestres podrán crecer y, a su vez, irá en aumento la población de abejas, todo gracias al Coronavirus.

Ya se pueden observar como florecen en las carreteras, ya que no las están cortando, pueden vivir, así, las abejas pueden buscar el polen y continuar su trabajo de polinización.


Se ha reducido de manera increíble los cortes y se están observando los cambios positivos en estos mini prados, que se han vestido de colores y que, sin duda, va a beneficiar a otros polinizadores, como los son las mariposas, aves y hasta a los murciélagos, así lo afirman especialistas en el área de la botánica

Uno de los expertos en conservación de plantas en Plantlife explicó que: “Es una verdadera oportunidad para que los bordes florezcan de nuevo, algunos por primera vez. Si el cierre finaliza a fines de mayo, los conductores verán grandes franjas de margaritas de buey y colchas de damas”.

Ha dicho también que, los bordes de las carreteras, son en la actualidad, el refugio de una gran cantidad de especies de plantas que en un momento fueron desaparecidas con el fin de urbanizar. “Todas estas estrechas franjas de pastizales albergan 700 especies de flores silvestres, casi el 45% de la flora total del Reino Unido”, aseguró el botánico.