Pese a las alertas de médicos y expertos, algunos ciudadanos tomaron al pie de la letra las palabras de Trump y las aplicaron pensando que se curaban.

Los servicios de emergencia en Estados Unidos han atendido más de 100 casos de personas intoxicadas por lejía y productos higiénicos, luego que el presidente Donald Trump afirmara públicamente que esos productos podrían limpiar el organismo del coronavirus.

El pasado jueves 23-A, Trump hizo un comentario en el que recomendaba inyectarse desinfectante y usar luz ultravioleta para acabar con el coronavirus, palabras que desconcertaron a toda la comunidad científica que rápidamente desmintió la información para evitar consecuencias.

Pese a las alertas de médicos y expertos estadounidenses, algunos ciudadanos tomaron al pie de la letra las palabras del presidente y las aplicaron en sus propios cuerpos, pensando que se curaban cuando en realidad se estaban envenenado, reseñó Telesur en su sitio web.

El Centro de Control de Envenenamientos reportó más de 100 casos, que no requirieron intervención hospitalaria, ya que las personas que acudieron a los centros de salud presentaban los primeros síntomas del envenenamiento como vómito y malestar general, que se trataron a tiempo.

El presidente Donald Trump dijo que sus declaraciones habían sido en modo sarcástico, y culpó a los medios de lo sucedido, al agregar que estos usaron su comentario de mala manera.

Las personas que siguieron a pie de la letra las recomendaciones de Donald Trump están fuera de peligro y no se teme por su vida.