Cilia y la manga de la chaqueta
Por: Ramón Centeno
@elboligrafo

Mientras la humanidad enfrenta una compleja lucha en contra de la pandemia covid-19 que ya ha cobrado miles de vida y mantiene en cama a otro número significativo de personas. En Venezuela los laboratorios del rumor y la desinformación trabajan a tiempo completo. Los réditos son jugosos, eso pareciera. 
.
La narrativa ya estaba hecha. Esa tarde del 12 de marzo cuando Nicolás Maduro, presidente de Venezuela (2019-2025), ofreció declaraciones a medios nacionales e internacionales sobre el covid-19 , una marejada se detuvo frente a Cilia Flores y desde entonces echaron a andar por redes digitales todo tipo de inventos sobre su salud. 

Los científicos del teclado aseguraron que sobre la manga del traje de la Primera Combatiente «tendía un hilo secreto» que le mantenía firme el brazo derecho. Otros más acusiosos regresaron el video un par de veces y ratificaron: «tiene Parkinson con Mal de Alzheimer». Es decir, dos en una para que no quede duda de su estado físico. 

Rumor iba y rumor venía. Unos más incautos se atrevieron a colgar que a «Cilia le quedaba poco». El trinar del Twitter la ubicó entre las primeras tendencias nacionales y reclutó otra falsa noticia para el expendiente de la jauría que saliva con ver a los líderes de la Revolución Bolivariana tres metros bajo tierra o enredados en camisas de once varas. 
En Argentina, la oligarquía celebró cuando a Eva Perón - esposa de Juan Domingo Perón- le diagnosticaron una enfermedad que acabó con su vida. Al día siguiente las paredes de Buenos Aires amanecieron con las pintas: ¡Viva el cáncer! 
Quisieran los de aquí lanzar unos grafitis con un texto similar. 
Por eso, el accionar de la contrarrevolución siempre será el mismo: ¿Qué buscan con la falsa información en medio de una compleja situación por salvar la vida de todos? : quebrar, aniquilar y espaturrar la moral de una militancia que hace más de cuatro lustros decidió apoyar un proyecto político distinto al bipartidismo que gobernó a Venezuela durante unas cuatro décadas. 

Lo cierto es que, viendo a Cilia Flores bajar por las escaleras de Miraflores: serena y bien portada deja en evidencia que su cuerpo - Dios lo siga permitiendo-- tiene ánimo y valentía para seguir al lado de Nicolás para que la curva del coronavirus siga aplanándose. 
.
De allí que, frente al rumor, el mejor antídoto es la información auténtica, veraz y responsable. Por cierto: ¿Ya Diosdado renunció a la ANC para irse como embajador a Cuba?

En definitiva, son los mismos y con las mismas torpezas. Sean serios porque lo que está en juego es la vida de personas.

PS: Podrá aplanarse la curva del coronavirus, lo que no se achicara es la recta continua del rumor.