Este mal hábito de comerse las uñas, es horrible y lo digo por experiencia propia. Muchas personas me dicen que esto puede estar relacionado con los nervios o estrés, sin embargo creo que más bien es un trastorno compulsivo.

Esta costumbre de morderse las uñas, es también conocida como onicofagia. Esto conlleva a múltiples problemas graves de salud, ya que en nuestras uñas se encuentran millones de bacterias que al tener contacto con la boca, nos pueden causar una infección. Además de esto, dañamos completamente nuestras uñas, encías y dientes.

Ahora nos damos cuenta que este mal hábito no solo afecta a la parte estética de la persona, sino la salud en general.

Fuerza de voluntad:

En primer lugar, la fuerza de voluntad es lo más importante para erradicar la onitofagia. Sino estas completamente convencido de poder dejar de comerte las uñas, entonces no valdrá la pena ningún esfuerzo.

Masticar chicle (goma de mascar):

Cuando sientas aquellas ganas incontrolables de llevarte las manos a la boca y comerte las uñas, compra un chicle y te lo comes. De esta manera irás perdiendo la costumbre de morderte las uñas. Además de que contribuyes a mantener el aliento fresco.

Colocarse uñas postizas

Este truco puede resultar un poco costoso, pero valdrá la pena intentarlo. Puedes ir al salón de belleza y hacerte la manicura o simplemente colocarte uñas postizas para que las tuyas crezcan naturalmente.

Buscar los motivos

En este punto es muy importante que analicemos el momento específico en el que nos mordemos las uñas. Por ejemplo, si lo hacemos cuando estamos aburridos, debemos buscar la manera de entretener nuestra mente en alguna cosa, puede ser resolviendo un crucigrama.

Evita bebidas estimulantes

La onitofagia está relacionada directamente con la ansiedad, por esta razón hay que evitar a toda costa el consumo de bebidas estimulantes, como el café y los té. No tomar productos que contengan cafeína, ni bebidas alcohólicas.

Usa esmaltes con mal sabor

En las herboristerias o farmacias comunes, tienen a la venta unos esmalte especiales que tienen mal sabor, estos son ideales para tratar este problema. Cuando tengas deseos de comerte las uñas, este esmalte te hará pensarlo muy bien, si realmente quieres darte un banquete de uñas.

Ejercicios de auto control

Si los demás trucos se te hacen un poco complicados, intenta probando el auto control con ejercicios muy sencillos para deshacerte de este mal hábito.

Lo primero que debes hacer es dejar de morderte una uña en específico por varios días, tú decides de cual dedo. De esta manera puedes ir ampliando el ejercicio e involucrar más dedos, hasta que controles el deseo de comerte las uñas.

Con todos los trucos que han aprendido en este post, seguramente perderás ese hábito desagradable de comerse las uñas y pronto las tendrás impecables.

Recuerda que si te cuesta mucho dejar de hacer esto, no dudes en buscar ayuda profesional con un psicólogo para que te ayude con este problema.