El fiscal general de la República, Tarek William Saab, informó sobre la detención de un médico de nacionalidad colombiana que se dedicaba a vender medicinas contra el Covid-19, las cuales son suministradas por el Estado venezolano de forma gratuita.

Este ciudadano fue identificado como Antonio José Amell Cantillo, médico residente de Medicina Interna en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (CHET), ubicada en Valencia, estado Carabobo.

Amell Cantillo "fue detenido tras un trabajo de inteligencia realizado por el Ministerio Público con la Policía Nacional contra la Corrupción y el Sebin como órganos auxiliares", detalló el fiscal general.

"Amell captaba a los familiares y les informaba que el hospital centinela no tenía recursos médicos, y que él podía conseguir cada ampolla de Remdesivir por un costo de 800 dólares, cuando el Ministerio de la Salud lo entrega gratuitamente", precisó Saab.

De igual manera dirigía a los pacientes a comercios cercanos al hospital a los fines de que imprimieran las plantillas de ingreso a dicho centro hospitalario, para lo cual también debían pagar, agregó.

Este médico "también mantenía asociación con al menos cinco farmacias privadas para vender los medicamentos que eran sustraídos del hospital; por esto, el Director de ese hospital, Alexis Rivera, está siendo investigado para determinar si hubo complicidad de su parte", reveló el fiscal general.

En rueda de prensa, indicó que pasado 3 de septiembre la subdirectora de la CHET le ordenó a este galeno el ingreso del paciente José Reyes, de 74 años, a quien le indicaron cuatro ampollas de Remdesivir.

Saab relató que Amell Cantillo estableció contacto con familiares de un fallecido, quienes habían adquirido previamente el medicamentoRemdesivir, y acordó la adquisición por un monto de 1.800 dólares y su posterior venta por 3.200 dólares al paciente José Reyes.

"A Reyes le fue administrada una única dosis el 4 de septiembre y falleció 45 minutos después", indicó.

Al momento de la detención de Amell Cantillo hallaron en su residencia insumos médicos y medicamentos: 55 recipientes de polvo liofilizado para dilución, 132 viales y 15 envases de solución fisiológica producidos para uso hospitalario exclusivo en Colombia.

También fue detenida Francis Margarita Aguiar Salazar, representante de la Quincalla y Frutería Central, ubicada detrás de Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera, donde se incautaron planillas y formularios de documentos "que eran utilizados en la administración de servicios médicos del hospital, además de medicinas de distribución gratuita otorgadas por los programas sociales del Estado".

El fiscal general señaló que "en Colombia se ha pretendido armar un escándalo por la detención de este médico, se ha pronunciado un grupo de congresistas y la Cancillería de ese país, haciendo ver que se trata de una detención arbitraria y de que su vida corre peligro".

A Amell Cantillo el Ministerio Público le ha imputado los delitos de concusión, contrabando de extracción y asociación para delinquir. Mientras que a Francis Aguiar se le imputan los delitos de forjamiento de documentos públicos, contrabando de extracción y asociación para delinquir.