Por Geraldina Colotti, 

Resumen Latinoamericano, 28 septiembre 2020.

“Mike Pompeo, vete ya!”. Así comienza el llamamiento firmado por partidos, asociaciones, militantes sindicales y por la libertad de los pueblos que rechaza la visita a Italia del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo. El exjefe de la CIA llegará mañana 29 al aeropuerto de Roma Ciampino, tras una visita a Grecia.

Además de las reuniones con el gobierno italiano, Pompeo planea una en el Vaticano, pero no con el Papa Bergoglio, quien declinó la invitación. El motivo diplomático que se aduce es que el Papa no suele recibir representantes de países que se encuentran en período electoral, y las elecciones presidenciales en Estados Unidos se llevarán a cabo el 3 de noviembre.

Ciertamente, sin embargo, las grandilocuentes declaraciones de Pompeo, que había pedido al Papa que rompiera el acuerdo con el gobierno chino, firmado hace dos años y que debería renovarse en las próximas semanas, no fueron bien recibidas. «En riesgo – dijo Pompeo – está la autoridad moral de la Santa Sede».

Si miras detrás de la poderosa pantalla de propaganda, Estados Unidos tendría cada vez menos razones para hacer alarde de la habitual arrogancia imperialista, especialmente después de la pandemia del coronavirus, que registró una tasa de mortalidad 256 veces mayor que la de China.

Además, EE. UU. Depende sustancialmente de las importaciones de China, ante un progresivo debilitamiento del dólar y un imparable agotamiento de las reservas de hidrocarburos, en un país que es el mayor consumidor de petróleo (y de drogas, dicho sea de paso), a pesar de tener un número de habitantes 4 veces menor que lo de China.

Un «imperio» que, si las agencias calificadoras de riesgo no fueran grandes comités de negocio internacional, sería considerado un país en riesgo. Pero para mantener las ganancias del 10% más rico que posee el 75% de la riqueza del país – Estados Unidos tiene la tasa de desigualdad más alta de todos los países occidentales – es necesario restablecer la hegemonía, consolidando alianzas, incluso en Europa, a través de la economía de guerra y el complejo militar-industrial.

Es fundamental apoderarse de los países del sur que poseen recursos cruciales, subyugando a gobiernos recalcitrantes y fortaleciendo el «prestigio vicario» de sus gendarmes en áreas estratégicas: Israel en Oriente Medio o Colombia en América Latina.

Los firmantes del llamamiento escriben: «El exjefe de la CIA es un criminal de guerra: capaz de imponer medidas coercitivas unilaterales a los pueblos en medio de una pandemia, para empujarlos a rebelarse contra sus gobiernos legítimos, poniendo en su lugar a los títeres del gusto de la Casa Blanca. Un criminal de guerra con la intención de asfixiar al pueblo palestino, que viene aquí para encerrar aún más a Italia en la economía de guerra de la OTAN, y posicionarla en la «guerra fría» contra China «.

De hecho, en la agenda de las reuniones de Pompeo están las nuevas medidas coercitivas unilaterales impuestas, en lo que respecta a la Venezuela bolivariana, incluso a aquellos miembros de la oposición moderada que, rechazando la vía golpista patrocinada por Trump, han decidido participar masivamente en la elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Una cita también a la que se opone la Unión Europea que, más allá de los conflictos comerciales, siempre acaba uniendose a Estados Unidos contra el «enemigo común»: es decir, el socialismo, aunque sea en la versión «humanista» propuesta por la Venezuela bolivariana.

Continúa el llamamiento: “Denunciamos el feroz bloqueo económico-financiero-comercial contra Cuba, que se ha exacerbado aún más con fines electorales, a pesar de la gran solidaridad de sus médicos durante el transcurso de la pandemia, incluso en nuestro país. Denunciamos las constantes violaciones a los derechos humanos cometidas por la administración Trump contra el pueblo de Venezuela, con la complicidad de la Unión Europea. Denunciamos el robo de impresas y activos en el exterior de la República Bolivariana de Venezuela. Una verdadera operación de piratería internacional, llevada a cabo por bancos europeos y estadounidenses también gracias a la acción del «autoproclamado» títere Juan Guaidó: un patético Pinocho que sirve de figura decorativa para aumentar la presión contra Venezuela «.

Un llamamiento que, aunque en muy poco tiempo, ha recibido numerosas y calificadas adhesiones, partiendo de las fuerzas políticas no subordinadas a EE. UU., presentes con las firmas de casi todos sus principales líderes: del Partido de la Refundación Comunista-Izquierda Europea (Maurizio Acerbo, Marco Consolo …), a uno de los dos portavoces de Poder para el Pueblo, Giorgio Cremaschi, al Partido Comunista (Marco Rizzo), al Partido Comunista Italiano (Mauro Alboresi). También abundan las adhesiones de revistas como Cumpanis, dirigida por Fosco Giannini, exsenador de la República, o La Città Futura.

También estan presentes numerosos colectivos políticos, como el Laboratorio Político Gramna, el Colectivo Autónomo de Trabajadores Portuarios (CALP), el Colectivo Comunista City Strike de la Ciudad de Génova. También firmaron periodistas, blogueros y dos estructuras de comunicación alternativa internacional, como las Brigadas internacionales de comunicación solidaria (Brics-Psuv Italia), y el Consejo nacional e internacional de comunicación popular (Conaicop).

Para las suscripciones por correo electrónico, esta es la dirección: bricspsuvfirme@gmail.com

COMUNICADO COMPLETO:

MIKE POMPEO GO HOME!

Nosotros y nosotras, los y las firmantes de esta carta abierta, asociaciones, partidos, colectivos, activistas sindicales y por la libertad de los pueblos, rechazamos rotundamente la visita a Italia del secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo. El exjefe de la CIA es un criminal de guerra, capaz de imponer «sanciones» a los pueblos en medio de una pandemia, para empujarlos a rebelarse contra sus gobiernos legítimos, poniendo en su lugar títeres que son bienvenidos a la Casa Blanca.

Un criminal de guerra que intenta asfixiar al pueblo palestino, que viene aquí para encerrar aún más a Italia en la economía de guerra de la OTAN, y posicionarla en la «guerra fría» contra China.

Denunciamos el feroz bloqueo económico-financiero-comercial contra Cuba, exacerbado aún más con fines electorales, a pesar de la gran solidaridad de sus médicos durante el transcurso de la pandemia, incluso en Italia.

Denunciamos las constantes violaciones a los derechos humanos cometidas por la administración Trump contra el pueblo de Venezuela, con la complicidad de la Unión Europea.

Denunciamos el robo de impresas y activos en el exterior de la República Bolivariana de Venezuela. Una verdadera operación de piratería internacional, llevada a cabo por bancos europeos y estadounidenses también gracias a la

acción del títere «autoproclamado» Juan Guaidó: un patético Pinocho que sirve de figura decorativa para aumentar la presión contra Venezuela.

Exigimos al gobierno italiano respetar la voluntad del pueblo soberano y las instituciones de la Venezuela bolivariana, que está a punto de celebrar nuevas elecciones parlamentarias el próximo 6 de diciembre. Esta es la vigésimo quinta elección en 20 años del socialismo bolivariano, un verdadero laboratorio de democracia participativa, donde los sectores populares tienen voz y voto. A diferencia de Italia, y la mayoría de los países de la Unión Europea donde los ciudadanos y ciudadanas están excluidos y excluidas de participar debido a una política reducida a un juego de palacio y para salvaguardar los intereses de unos pocos.

Exigimos a la Unión Europea el cese inmediato de cualquier tipo de injerencia, también realizada a través del llamado «Grupo de Contacto».

El pueblo venezolano no necesita protección. Ya eligió a su presidente y su nombre es Nicolás Maduro.

En las próximas elecciones, no serán ni Washington ni la Unión Europea, sino el pueblo venezolano QUIEN decidirá su propio destino.

¡Mike Pompeo no es bienvenido!

¡Manos fuera de Cuba!

¡ Manos fuera de Venezuela!

FIRMAS:

Brigadas internacionales de la la comunicación solidaria (Brics-Psuv Italia)
Consejo nacional e internacional de la comunicación popular (Conaicop)
Laboratorio politico Granma
Collettivo autonomo lavoratori portuali (CALP)
Collettivo comunista Genova City Strike
Partito della Rifondazione Comunista – Sinistra Europea
Marco Rizzo, segretario generale Partito Comunista
Partito Comunista Italiano (PCI)
Giorgio Cremaschi, portavoce di Potere al Popolo
Maurizio Acerbo, Segretario Nazionale Prc-Se
Fosco GIANNINI, già Senatore della Repubblica e Capogruppo in Commissione Difesa al Senato
Mauro ALBORESI, segretario nazionale PCI
Giacomo FORNI, segreteria nazionale Montepaschi FISAC-CGIL
Nicoletta Dosio, militante NO TAV
Alessandro BELFIORE, NO GUERRA NO NATO
Miriam Pellegrini Ferri, partigiana di Giustizia e Libertà, presidente G.A.M.A.D.I.
Bruno CASATI, Presidente Centro Culturale » Concetto Marchesi» di Milano.
Cesare Ottolini, coordinatore International Alliance of Inhabitants, Italia
Marco Bersani (Attac Italia)
Giusy MONTANINI; sindacalista CGIL
Alessandro VOLPONI, Presidente Associazione Casa Comune, Fermo
Loretta BONI, NO GUERRA NO NATO