Foto referencial 


Julio Ramos

Maturín.  Estado Monagas.  Indignación y rabia si apoderó de los familiares de una mujer fallecida cuando luego de las exequias cancelaron un servicio para cremar el cadáver.

Todo ocurrió cuando uno de los hijos había decidido quedarse en el Campo Santo a esperar la cremación de su madre, pero algo extraño y muy sospechoso sucedía ya que al mirar la chimenea de el horno no estaba lanzando ningún tipo de humo.

En conversaciones  el técnico le había dicho que las cenizas de su madre le serían entregadas en dos horas y la mayor sorpresa fue que el encargado de la cremación llegó una hora antes de lo acordado para entregarle las cenizas de su madre.

Inmediatamente el hombre dedujo que las cenizas qué le entregaron no eran de su madre, por lo que solicitó pasar donde se encontraba el crematorio y al entrar pudo visualizar el cuerpo de madre tirado dentro del horno intacto, asimismo se encontraban varios cadáveres en estado de descomposición.

El agraviado informo, Funcionarios adscritos a la CIEP, atendiendo denuncia, se trasladaron al Cementerio Nuevo, ubicado en la Av. Alirio Ugarte Pelayo, practicando la detención de Israel Ramón Coa,  de 55 años de edad.

La fuente informó que al parecer  está es una práctica común en ése lugar, y que presuntamente se realizaba con consentimiento del director del Cementerio