Los hechos son casos aislados en los que el infortunio cobró la vida de jóvenes de 17, 13 y 8 años

El pasado fin de semana ocurrieron dos hechos aislados en los que el común denominador es la tragedia de perder la vida de tres jóvenes electrocutados.

En el primer caso, una adolescente y una niña murieron cuando se encontraban con sus familiares en un puesto de comida en el municipio Brión de Barlovento en el estado Miranda.

Una fuente policial informó que las menores de edad, identificadas como Melcris Curvelo, de 13 años, y Divana Pérez de 8, regresaban de un día de playa con sus parientes cuando ocurrió el trágico suceso.

“La familia se detuvo a comer en un kiosko situado en la avenida Eduardo Serrano, vía Carenero. En este lugar las niñas hicieron contacto con algún conductor de electricidad, mientras jugaban al escondido, y recibieron la descarga eléctrica”, contó la fuente, quien acotó que el puesto de comida es de metal.

Melcris Curvelo y Divana Pérez eran primas. La primera estudiaba tercer año de bachillerato en el Colegio Villa Heroica de Guatire, mientras que Divana cursaba segundo grado. Ambas residían en el municipio Zamora.

LAS INVESTIGACIONES

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) indaga el accidente para establecer responsabilidades. La empresa Corpoelec también está al tanto de lo ocurrido.

Las autoridades manejan la hipótesis preliminar de que las pequeñas, quienes estaban mojadas, presuntamente se acercaron a un rincón del kiosco, que presumen se surtía de energía eléctrica a través de una toma ilegal. El día del incidente también había llovido en la zona.

Un vocero explicó que estos locales son constantemente blanco del hampa. “Muchos dueños deciden electrificarlos como medida de protección. Estamos investigando si esta modalidad se utilizó en este kiosco. Hasta ahora todas son suposiciones”, dijo la fuentd.

El Periodiquito 

Artículo Anterior Artículo Siguiente