Julio Ramos
Guárico. VALLE DE LA PASCUA. A lo largo de los años mucho se ha dicho de la siembra del Petróleo, de incrementar la producción nacional,  de la soberanía alimentaria, todos estos conceptos giran alrededor de una persona El Campesino y el productor como quiera decirse, es indudable que el rol del campesino forma un papel preponderante en lo que es la producción de alimentos.
Tal día como hoy se celebra lo que es la lucha de nuestro pueblo campesino por su derecho a un trabajo digno y el reconocimiento de la propiedad sobre sus tierras lucha que ha sido  bicentenaria.
Hoy 5 de marzo de 1960, en Campo Carabobo, el entonces presidente Rómulo Betancourt promulgó la Ley de Reforma Agraria que desde entonces cambió la historia de la agricultura venezolana. A partir de allí, los 5 de marzo de cada año se celebra el día de la lucha campesina.
Para aquel entonces esta Ley dio una esperanza luz de esperanza a aquellos trabajadores del campo inmersos en un sistema latifundista, aislados de la posibilidad de poseer las tierras y de adquirir bienes y servicios para labrar la tierra y producir.
Hoy en día siguen vigentes sus reclamos en lo que concierne la inversión en el área productiva que, a pesar de los esfuerzos que realiza el Estado, todavía no se siente el empuje necesario para así reivindicar el grueso  de la masa campesina.
Ángel Palma, de 66 años de edad, y poseedor de 20 hectáreas campesino del caserío Pele’lojo, dijo que hace falta más apoyo al campesino a pesar de tener tierras la siembra se hace cuesta arriba ya que los insumos se hacen inalcanzables, “si no hay ayuda del gobierno no podemos sembrar este año no sembré por falta de financiamiento, además el mal estado de la carretera estamos descontentos por estos problemas”, dijo.
José Rafael Flores ha vivido toda su vida en el campo poseedor de 57 hectáreas, indicó que siempre sembraban 20 hectáreas pero desde hace años no siembra por falta de insumo,                “siempre he sembrado solo pero en vista de que se hace imposible adquirir los insumos no he podido sembrar mas, debemos producir la comida si el campesino no produce el pueblo no come”, dijo.
Los entrevistados manifestaron en términos generales que la mayor celebración que pueda realizarse este día es que se reivindique el papel de todo aquel que se esfuerza produciendo alimentos para el país, solo así, valorizando el rol del campesinado se podrá salir de la crisis alimentaria en la que se encuentra sumergida Venezuela, indicaron que no basta con entregar tierras se debe llevar una atención integral a todos aquellos que se despiertan al cantar de los gallos a trabajar y sembrar los alimentos para los pueblos y grandes ciudades del país.

Vicente Gómez, “La vida del campesino es dura para salir adelante, sin ayuda cuesta mucho, es necesario el reimpulso de la inversión en el campo 
El gobierno Nacional ha dado a los productores tierras pero muchos dicen que necesitan apoyo con insumos