Muchos compran en venta de garaje
 y mandan a poner  la ropa a la medida
Julio Ramos:
Guárico. VALLE DE LA PASCUA. La situación económica por la que actualmente atraviesa el país afecta   todos por igual, los altos costos que hoy en día representa vestirse pone cuesta arriba el comprarse como dicen en el argot popular una “Pinta”.
En un trabajo de calle que se realizó el relator de esta nota decidió conocer el trabajo de las los costureros, indagar sobre como la situación actual como los afecta, en dado caso los beneficia, con relación al trabajo que realizan.
Los altos costos de los hilos, botones, telas, y agujas encarecen la prestación de este servicio que crece cada día más, “la época en que estamos viviendo es difícil, ya nadie manda a confeccionar ropa, todo el mundo está más flaquito”, dijo Máximo Antonio Montes.
“Las agujas están caras, la gente lo que manda es a remendar y a ajustar pantalones todo el mundo ha bajado de peso, aunado a eso el precio de las telas es elevado, cuando confeccionamos uno tiene mejor ganancia con los remiendos solo ganamos para el diario esperamos que las cosas mejoren” dijo.
 “esto solo alcanza para el diario para subsistir, no es una ventaja hacer remiendos, los insumos están caros y además cuesta mucho conseguirlos, los costos han aumentado más del cien por ciento en mis 15 años trabajando este oficio nunca había visto esto pero tenemos que seguir trabajando porque ¿Con que comemos?, se preguntó el señor Vázquez, en referencia a la falta de materia prima y los elevados costos   ” aseguro.
El entrevistado aseguró que ya para estos meses la gente se abarrotaba mandando a hacer ropa sobre todo camisas para el colegio, ahora van a mandar a meterle ya que las consigues con sus familiares, “los pantalones y las camisas escolares valen un realero estamos esperando el golpe que nos darán las tiendas, “esto esta feo” refirió.
El problema de la escasez de las telas para  la confección de ropa, también están siendo golpeados y los costureros no son la excepción. Los años que duró la a época de bonanza económica motivaron a que muchas personas se acostumbraron a usar tirar y comprar.

Sin embargo, con el súbito y acusado cambio de ciclo económico y sus efectos sobre la economía doméstica, no son pocas las personas las que han vuelto sus ojos y sus manos hacia el siempre socorrido costurero que en la actualidad a más de uno ha sacado de un apuro.