Como parte de las alianzas estratégicas entre China y Venezuela, este jueves inició funciones la planta mezcladora de José y mejoramiento de crudo, en Barcelona, estado Anzoátegui, con una inversión que compromete más de 3.000 millones de dólares, informó el presidente de la República, Nicolás Maduro, durante una jornada productiva.

Desde el Palacio de Miraflores, mencionó que se trata de una alianza entre la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) y Petróleos de Venezuela (PDVSA), al tiempo que recalcó que ambos países ejecutan acuerdos de cooperación mutua y trabajan por la prosperidad de la humanidad, con el fin de consolidar un mundo pluripolar y hacer a un lado la política hegemónica.

Al respecto, el ministro del Poder Popular de Petróleo y presidente de la Estatal petrolera, Manuel Quevedo, explicó que el proyecto, que consta de dos fases, inició en el año 2016 y “va a adicionar la capacidad para recibir crudo diluido, hasta 220 mil barriles, es decir, desde la Faja (Petrolífera del Orinoco) podemos estar enviando 165.000 barriles de crudo pesado (…) para llevarlo al mercado internacional y generar ingresos para el país”.

Esta planta mezcladora, segunda en el mundo, “va a generar ingresos equivalentes a vender 300 mi barriles de crudo merey, el crudo comercial venezolano que tiene mayor impacto en el mercado petrolero mundial”, recalcó Quevedo, durante un pase televisivo con el Jefe de Estado.

El pasado mes de julio, la vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez, junto a autoridades de la CNPC, realizó una inspección a la expansión de esta Planta.

En esa oportunidad, Rodríguez declaró que los trabajos se ejecutan pese al intento de Estados Unidos (EE.UU.) de adueñarse de los recursos financieros de la Patria y en medio de los peores bloqueos que ha vivido la industria petrolera por mandato imperial.

(Prensa Presidencial)