FELIPE HERNÁNDEZ G.*

I.- LA CASA DE MARÍA LUISA SILVA: Su ubicación y su estructura arquitectónica huelen a historia, sus paredes de adobe y ladrillo pintadas de amarillo Caterpillar y marrón, bastante gastados, y las viejas puertas y ventanas de madera, reflejan los años de gloria de finales del siglo XIX y principios del XX. Sin embargo, pese al paso de los años y a su evidente deterioro, su riqueza histórica aún se conserva y es admiración de todos los vallepascuenses, visitantes y turistas que transitan por la calle Real y los alrededores de la plaza Bolívar.

Es la vieja casona que fue propiedad de Rafael Silva Carpio y María Luisa Carmona, ubicada en el corazón mismo de la ciudad de Valle de la Pascua, lleva más de 120 años plantada en el lugar, y su nombre lo inmortalizó su antepenúltima propietaria, María Luisa Silva como se le conoció. Informa Archibald Mathison Silva (2019): “Ella solo fue pareja de mi abuelo Rafael Silva Carpio… nunca llegaron a casarse ni tuvieron hijos”.

La casona fue declarada por el Instituto del Patrimonio Cultural Venezolano (IPC) (2004-2008) en el capítulo de Lo Construido, como Patrimonio Cultural del Municipio Leonardo Infante del Estado Guárico. Está ubicada en la calle Real frente a la plaza Bolívar (costado norte); y su último propietario es el ciudadano griego, Evángelo Yanopoulos… 

Como se dijo antes, fue construida a finales del siglo XIX y comienzos del XX, es una edificación de estilo neoclásico de dos plantas, siendo la primera adaptada para uso comercial y la planta alta como vivienda. Es una construcción medianera que originalmente fue construida con bahareque, a las que se suman las modificaciones que posteriormente se le han hecho con bloques, ladrillos y otros materiales modernos. 

El techo es a cuatro aguas con pares de madera cubiertos con tejas criollas. Su distribución en planta es de forma rectangular con un patio interno y corredor que distribuye las habitaciones. Su fachada principal es de dos niveles, presenta un cuerpo rectangular con seis puertas de madera de doble hoja, tres en cada nivel. El piso superior es de madera y posee un balcón fragmentado con balaustrada de madera y hierro. Para acceder a la planta superior se hace a través de una escalera también de madera. Presenta dos habitaciones de grandes dimensiones con vista a la plaza Bolívar, es una de las pocas edificaciones de dos plantas con ventanas y balcones que se realizaron en Valle de la Pascua cuando moría el siglo XIX y se iniciaba el XX. 

II.- ¿QUIÉNES FUERON MARÍA LUISA “SILVA” Y RAFAEL SILVA CARPIO? La historia de María Luisa Carmona tiene visos novelescos. Natural de Pariaguán, estado Anzoátegui. Cuenta José Gregorio Mathison Silva, que ella fue la última pareja de Rafael Silva Carpio, quien antes fue casado con Clarisa ¿?, y luego con Concepción Ríos de Silva, con quien tuvo dos hijas: Amalia y Concepción “Conchita” Silva Ríos de Mathison, Concepción Ríos fue la abuela de los Mathison Silva, de quien enviudó. Además de Amelia y Conchita, Rafael Silva también fue padre de Tatino Silva en otra relación. María Luisa no tuvo hijos, y al morir Rafael Silva Carpio, heredó (los Mathison Silva dicen que se apropió) la vivienda conocida hoy con el nombre de “La casa de María Luisa Silva”. La recuerdan como una señora morena, bajita, y amante de los animales, especialmente de los perros.

En ese orden, relata Luis Díaz Rengifo (0110/2019): “Yo conocí a la señora María Luisa Silva, tenía una mercería frente a la plaza Bolívar, mi mamá era costurera y siempre me mandaba a comprar botones y cierres, la recuerdo como una señora de lentes, amable, bajita, morena, era muy buena persona, en su establecimiento vendía además de cierres y botones; hilos, estambre, broches, lanilla, hebillas y otros productos… me llamaba la atención unos frascos bocones grandotes donde guardaba los botones… de todos los colores y tamaños, siempre estaban llenitos”. 

Rafael Silva Carpio conoció a María Luisa en un viaje que hizo a Ciudad Bolívar, en Pariaguán se detuvo en una estación de servicio a surtirse de gasolina, al parecer la “convenció” para que le acompañara, se la llevó y luego, de regreso, la trajo a Valle de la Pascua como su pareja, no llegaron a casarse. El apellido de María Luisa era Carmona. Los Mathison informan que no le conocieron familiares consanguíneos. Murió en 1984 de un infarto en Villa de Cura, que le sobrevino en el auto donde se trasladaba desde Valle de la Pascua a Maracay, en el cementerio de esa última ciudad la enterraron.

Rafael Silva Carpio, natural de Santa María de Ipire, a principios de 1900ss compró un terreno en la calle Real frente a la plaza Bolívar de Valle de la Pascua, en 1923 en la esquina noroeste montó un negocio llamado “La Liberal” donde expedía kerosene, posteriormente, entre los años 1927 y 1928 montó la primera bomba de gasolina que hubo en la ciudad (frente a la plaza, en la parte noroeste), el negocio evolucionó y comenzó a vender víveres y mercancía seca: casabe, papelón, café, géneros, ropa, calzados, mercería, aperos, machetes “colín”, sombreros, escopetas, balas, velas de cera y de cebo, tabacos artesanales, cigarrillos, papel de escribir, sobres, lápices, plumas, plumillas y tinta, gasolina, licores: ron Mahoma y brandy Domecq. La bomba estuvo hasta 1943 pero el negocio de víveres continuó. Un negocio bien surtido con productos que le proveían las casas comerciales: Blohm & Cía., Boulton & Cía., Santana Hermanos & Cía., Bherens & Cía., Vera León & Cía., José Boccardo, y otras.

Una descripción aproximada del establecimiento, señala que adosadas a la pared interior estaban las armaduras de madera donde se colocaba en orden preestablecido gran parte de la mercancía… papelones, botellas de ron, aguardiente legal, pues, como era usual entonces, los artículos de contrabando estaban en una caleta donde se ocultaba cerveza, anís el mono, vino tinto, etc.

Silva Carpio también fue propietario tierras, entre otros, los terrenos de la finca “mi Casita” propiedad de su hija Concepción Silva de Mathison, que se extendían desde el actual Matadero Municipal hasta el Aeropuerto al norte, y al este hasta el actual sector La Agustina; atendiendo a la demanda y al crecimiento de la ciudad, a finales de los años sesenta, el Concejo Municipal adquirió esos terrenos de los cuales solo pagó las bienhechurías, ahí se construyó la populosa urbanización Las Garcitas.

Informa A. Mathison (2019) que su abuelo (Silva Carpio) fue propietario de las viviendas ubicadas en la calle Real frente a la plaza Bolívar, “El predio de la casa comprendía desde la vivienda de habitación de la familia Mathison hasta el estacionamiento, la casa de la familia Santaella, incluyendo los locales donde posteriormente estuvieron los establecimientos comerciales El Palacio Musical, Trajes Araujo, la Heladería Eureka y el estacionamiento”. Y la actual sede de la Sociedad Bolivariana, donde antes estuvo la sede de la policía “fue una donación que mi abuelo le hizo al gobierno de Juan Vicente Gómez a principio de los años 30 del siglo XX”. 

III.- LOS MATHISON: Familia vallepascuense de origen escocés, descendientes de Kenneth Mathison Mackensie, apodado El Escocés, quien según A. Mathison Silva, fue “el primer Mathison que llegó a Venezuela”; hijo de Kenneth Mathison y Katherine Mackensie, nació el 20 de abril de 1790 en la ciudad de Perth (Escocia). En 1806, con apenas 16 años ingresó a la armada, y vino a Venezuela en la primera expedición del generalísimo Francisco de Miranda, en la escuadra del vicealmirante Cochrane, continuó en la Marina hasta 1810, cuando pasó a formar parte de la guarnición de la isla de Trinidad con el grado de teniente. 

Comprometido con la causa patriota, en 1815 fue ascendido a capitán, y en 1816 recibió el grado de mayor. Apoyó a los patriotas venezolanos enviándoles víveres y armas a la costa de Paria. En 1825 estaba en Cumaná, y en 1826 fue nombrado inspector de las tropas africanas acantonadas en Puerto España, Isla de Trinidad. En 1840 es trasladado a Angostura con el cargo de vicecónsul, en 1864 es designado Encargado de Negocios de S.M. Británica de la Legación Británica en Caracas, regresa un año después a su cargo de vicecónsul en Angostura, ciudad donde murió en 1866. En Ciudad Bolívar (Angostura), El Escocés casó con doña Isabel Berris, fueron sus hijos: Carlos, Alejandro, Catalina, Isabel, María, James Buckley, Emilia, Luis, Francisco y Vicente.

IV.- ARCHIVALD MATHISON LEÓN: Ciudadano venezolano-trinitario (nacido en San Félix, estado Bolívar), durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) junto con su padre, Jaime Mathison Berris, se dedicaba al transporte de ganado en pie y carne desde Venezuela (Ciudad Bolívar) a Trinidad y a los Estados Unidos; en un viaje, el barco les fue interceptado en aguas territoriales de Trinidad y fue hundido. En la fatal circunstancia perdieron el barco y la inversión. Dada su nueva situación, se volvieron a Ciudad Bolívar en busca de nuevos horizontes.

El boom petrolero alcanzó a los hermanos Mathison, quienes dada su condición de bilingües fueron empleados como traductores e intérpretes de compañías petroleras norteamericanas en Maturín, Anaco y El Tigre principalmente.

Entre los años 1946 y 1947 cuando se inicia la explotación petrolera en el caserío Roblecito, municipio Las Mercedes del Llano, Archibald Mathison León, hijo, vino al Guárico contratado como traductor por una compañía norteamericana, en esos años conoce y contrae matrimonio con la joven vallepascuense Concepción “Conchita” Silva Ríos, hija de Rafael Silva Carpio y Concepción Ríos de Silva. Una vez casados, se residencian en la calle Real de Valle de la Pascua, frente a la plaza Bolívar, en la hoy llamada casa de María Luisa de Silva, de la unión nacieron nueve hijos, entre otros: Nancy, Archibald, Eduardo, José Gregorio, Cleotilde, Gledys, las morochas Yaniska y Yanitza Mathison Silva.

La llamada casa antigua de María Luisa de Silva como se le conoce, ---hoy muy deteriorada--- es una estructura cargada de historia. Un patrimonio material del municipio Leonardo Infante y de la ciudad de Valle de la Pascua, un valor que al igual que otras edificaciones, debe ser preservada con la finalidad que a través de ellas se pueda mostrar a las presentes y futuras generaciones de vallepascuenses, guariqueños y venezolanos los modos vivendi de otros tiempos. Lo que ha sido nuestra ciudad y lo que hoy es.




REFERENCIAS E INFORMANTES

- Archivo de A. Mathison S. Kenneth Mathison Mackensie, El Escocés. Papeles sueltos.

-Instituto de Patrimonio Cultural: https: //es.scribd.com/doc/19906200/VALLE-DE-LA-PASCUA, p. 31.

- Archibald Mathison Silva, entrevistas: 29-09-2019 / 01-10-2019.

- José Gregorio, Yaniska y Yanitza Mathison Silva, entrevistas: 16-09-2019 / 21-09-2019.

- Prof. Maritza de Michelangelli, 14-09-2019.

- Sr. Luis Díaz Rengifo, 01-10-2019.

--- Fotografías familiares cortesía de los hermanos Mathison Silva.

--- Fotografía de la Casa de María Luisa Silva: José Antonio Hernández H. (21-09-2019).

FOTOS: 1) Antigua casa de María Luisa Silva. / 2) Rafael Silva Carpio y María Luisa. 3) Rafael Silva Carpio y María Luisa y algunos de los hermanos Mathison Silva. 4) De izq. a derecha: Amalia Silva, Rafael Silva Carpio (sentado), niña Conchita Silva Ríos (futura madre de los Mathison Silva y Tatino Silva.

Valle de la Pascua, 03 de octubre de 2019.

* UNESR/Cronista Oficial del Municipio Leonardo Infante. Valle de la Pascua-Estado Guárico


Valle de la Pascua, martes 08 de octubre de 2019.