Piénsalo dos veces al deshacerte de él, porque ese resto de café molido podría servirte para mucho más que conseguir energía. Belleza, limpieza, alimentación y más.¿Con cuál empezarías?

1. Elimina los malos olores

El café es experto en absorber y neutralizar esos olores que no queremos en nuestra casa. En el baño, en el clóset, cerca de la basura e incluso en el refrigerador, un buen puñado de café en un recipiente abierto te ayudará a disminuir la intensidad de los malos olores. Ahora, si quieres hacerlo profesional y decorativo además, puedes fabricar tus propia piedras de café con esta simple receta.

2. Limpia tus ollas y sartenes

El teflón es la solución para evitar que los residuos de comida se peguen a ollas y sartenes, pero cuando no existe, lavarlos es una pesadilla. Antes de aplicar virutilla, prueba con un par de cucharadas de café molido que ya no usarás y échalas al fondo de las ollas, frotándolas con un paño, como es ácido y naturalmente abrasivo (áspero) te hará el trabajo mucho más fácil.

3. Mantén al gatito fuera del jardín

La comunidad gatuna se puede saltar este ítem. Pero es que hay varios personas que quieren cuidar sus plantas y salvarlas de las pisadas de los felinos, por lo que si el gato de tu vecino es amante de tu jardín, puedes espolvorear restos de café por él, ya que no les gusta para nada y lo ahuyentará.

4. Repele pulgas y hormigas

Frotar los restos de café húmedo después de bañar a tu perro, es un tratamiento natural sin químicos tóxicos ni cuestionables para repeler a estos pequeños y molestos parásitos. De paso, evitará el olor a perro mojado.

Y para alejar las hormigas de tus dulces manjares, simplemente espolvorea el café usado seco en los lugares donde pueden transitar, con eso ya será suficiente para que se alejen.

5. Haz un exfoliante natural

Ahórrate la compra en una farmacia, porque con tu resto de café tienes un exfoliante natural y con muy buen aroma para que tu piel esté suave. Puedes hacer esta máscara profesional para tu cara o este exfoliante natural para tu cuerpo que incluso podrías regalar a un amigo.