REFLEXIONES
Antonia Muñoz
TIENE QUE HABER UNA SALIDA (II)


  . Afortunadamente, la mayoría de los conocedores de la materia económica coinciden en que REACTIVAR LA PRODUCCIÓN es una de las tantas medidas que se tienen que tomar para apuntar a medidas correctas contra  la inflación. ¿Producir qué? Producir más alimentos, medicinas y material médico quirúrgico, vestido, calzado, auto partes, materiales de construcción. En fin,  producir más de todo, porque el PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB) está más bajito que barriga de morrocoy. 

Por más que el bloqueo limite la producción nacional, porque para nuestro pesar somos dependientes de la importación de insumos y materia prima;  podemos y tenemos que producir más, otros países bloqueados lo han hecho. Pensando en aumentar el PIB y tomando como ejemplo el SECTOR AGROPECUARIO, que es el que conocemos  un poco más, uno se pregunta ¿Y cómo se produce más alimentos con los CREDITOS PRIVADOS tan escasos debido a la limitante del bendito  ENCAJE LEGAL? A eso se suma el hecho que los créditos del Estado llegan a muy pocos productores. ¿Cómo produce maiz el mediano y pequeño agricultor  con SEMILLA escasa, dolarizada y a veces con muy bajo % de germinación? La semilla nacional cuesta entre $ 70 – 80/ saco de 22 kilos que alcanza para sembrar una hectárea. La semilla importada está entre $ 100 -120/ saco de 22 kg.

¿Cómo se produce maiz con FERTILIZANTE escaso y dolarizado? El saco de 50 kg de fórmula completa (NPK) que se debe incorporar al suelo al momento de  la siembra, cuesta entre $ 28 y 36, y la dosis sugerida son 6 sacos por hectárea. 

Después de 15 días de emergencia hasta máximo un mes, al maiz hay que re-abonarlo con 4 sacos de úrea por hectárea; y si lo consigues, cada saco cuesta entre $ 15 - 20. Ante la escasez de úrea para los pequeños y medianos agricultores, uno tiene que preguntarse ¿Que pasó con la inversión de 2.437 millones de dólares para la ampliación del complejo Petroquímico Hugo Chávez de Morón y que re-inauguraron el 17 de noviembre del 2014? Se dijo que con la ampliación se producirían 500 mil toneladas de úrea para el consumo interno y un millón 900 mil toneladas para la exportación. Una producción total 2.400.000 toneladas.

En el programa televisivo del Presidente el día 17/11/ 2014, en un pase televisivo al complejo petroquímico en comento ubicado en Morón, se afirmó: “Los fertilizantes necesarios en el país para los próximos 100 años están garantizados a buen precio…el contrabando se lleva parte de esta producción, flagelo que se contrarrestará con la regularización del producto y su exportación”. Ni siquiera menciono la disponibilidad de NPK porque Pequivén debería producir la fuente nitrogenada, pero tenemos entendido que el potasio y el fósforo hay que importarlos. Sin embargo, el año pasado se reportó el inicio de la explotación de una mina de fosfato en Táchira, pero desconocemos su rendimiento, si es que está funcionando.

 Para sembrar maiz hay que preparar la tierra con tres PASES DE RASTRA y cada uno cuesta entre $ 20 – 30. La siembra mecanizada tiene un costo de  $ 20 – 30/ ha. Aunque no se obtengan los mismos resultados, 1 hectárea se podrá sembrar sin preparar la tierra y manualmente con coa, pero 20 hectáreas no. Quien siembra cierta superficie de maiz  debe aprovisionarse con cualquier tipo de HERBICIDA para combatir malezas, aunque cuando se trata de pequeñas superficies el control puede ser manual.  

Para enfrentar la devastadora presencia del gusano barredor o del cogollero, hay que estar preparado con algún INSECTICIDA, a menos que sepa rezar gusanos o decida combatirlo con  chimó, que no está barato tampoco. Sembrar una hectárea y cosechar una hectárea de maíz en el 2020 puede estar cerca de los $ 600, unos 180 millones de bolívares. Falta saber a cuánto le pagarán el kilo de su cosecha.   

El Estado venezolano a través del Ministerio de Agricultura y Tierras Productivas,  para el ciclo lluvioso 2020 implementó un programa de siembra de maíz con pequeños agricultores, donde cada uno sembraría entre 1 y 3 hectáreas. Para sembrar una hectárea, cada agricultor recibió en calidad de crédito: 

1. Un saco de maíz amarillo de 20 kg variedad INIA 7 producido por AGROINSOCA., Agropecuaria e Insumos El sombrero C.A., procesado y certificado por Semillas Nacionales C.A (SEMINACA).

2. Mejorador del suelo multipropósito a base de bacterias y levaduras que se  mezcla con 200 litros de agua y se aplica a una hectárea. 

3. Un Biofertilizante que aporta potasio (250 gramos en 200 litros de agua para una hectárea).  Algunos productores de los municipios Santa Rosalía y Turén reportan muy bajo % de germinación y plantas  de muy poca altura y poco desarrollo.  El convenio establece que para pagar el crédito, cada beneficiario debe entregar al Estado 1000 kg de maíz por hectárea financiada. Ojalá este programa resulte exitoso  porque en el 2019 la producción nacional de maíz  no pasó del 20 % de los requerimientos del país, y esa es una muy mala noticia.                                  

 Guanare, 19 de agosto de 2020