RT.- "No se dan las causas clásicas, profundas, para que haya una revolución de colores en nuestro país", afirma el presidente de Bielorrusia Alexánder Lukashenko en una entrevista a RT y otros medios de comunicación rusos. ¿Cuál es su postura sobre las elecciones presidenciales anticipadas? ¿Por qué el programa del Consejo de Coordinación de la Oposición es inaceptable para el país? ¿Por qué, según el mandatario, es imposible luchar contra los canales de Telegram?

Durante una entrevista con varios medios rusos, el presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, ha compartido su visión de las protestas en su contra, de la oposición que las fomenta y el papel que las redes sociales han tenido en su coordinación. Además, el mandatario ha hablado sobre las agresiones de las fuerzas de seguridad hacia periodistas y manifestantes durante las protestas y ha revelado cómo debería reformarse la Constitución nacional.

Razones internas y externas de las protestas

Reflexionando sobre lo que causó las multitudinarias protestas en Bielorrusia, el presidente ha indicado que uno de los motivos internos de esta desestabilización es el descontento "personal" de los que están en su contra porque "seguramente" se quedó "mucho tiempo" en su cargo.

"Encendías la plancha: campaña electoral, encendías la plancha: Lukashenko, encendías la tetera: Lukashenko, encendías la televisión: Lukashenko. Y a una parte de la gente eso le hartó un poco", ha señalado el mandatario, al añadir que "esa no es la causa principal, no".

"Segundo, seguramente una de las principales causas… Yo digo que esto es algo parecido a un elemento de las revoluciones de la pequeña burguesía. Han aparecido burgueses, han aparecido ricos, han aparecido informáticos que he creado yo con mis propias manos, proveyéndoles de unas condiciones que ningún sitio puede ofrecer mejores. [...] Y entonces han ido apareciendo estas nuevas categorías de gente que no vive mal, dense una vuelta por la región de Minsk, miren qué casas. Por supuesto, no son palacios como en Moscú, no es Moscú. Pero viven bien en buenas casas, limpias, cuidadas. ¿Qué les apetece ahora? Les apetece tomar el poder",ha resumido Lukashenko.

Por lo que concierne a los motivos externos, el mandatario ha subrayado el papel dominante que actualmente desempeñan las redes sociales y canales de Telegram en la coordinación de las protestas y ha indicado que son los estadounidenses quienes lo inventaron todo.

"Ya sabe, todo está globalizado e internacionalizado. Si cree que la rica Rusia puede manejarlo, se equivoca. He hablado con muchos presidentes, y con mi viejo amigo, mi hermano mayor, como yo lo llamo, Vladímir Putin, y le advertí: con esto no se puede luchar, porque, ¿cómo luchar contra los canales de Telegram? ¿Acaso tienen la capacidad de bloquear estos canales? No. Nadie la tiene. Ni siquiera los que inventaron esta telaraña, los estadounidenses. Ya ven lo que está pasando por allí. Y los canales de Telegram juegan un importante papel en todo ello", ha puntualizado Lukashenko.

"Pero se lo tienen merecido, eso es lo que querían, lo iniciaron ellos, y hace mucho, además", dijo en referencia a EE.UU. "Ni Rusia ni Bielorrusia lo iniciaron. Siempre se han dedicado a desarrollarlo y lo han conseguido, así que nada, que les vaya bien. Pero los que cosechamos los frutos de todo esto somos nosotros",ha lamentado el presidente bielorruso.

"Demostré que no soy un cobarde"

Durante la entrevista Lukashenko explicó a sus interlocutores por qué el pasado 23 de agosto, junto con su hijo, bajó con un fusil de asalto en la mano del helicóptero que lo trasladó a su lugar de trabajo en Minsk, cerca del cual tenía lugar una protesta de la oposición. El mandatario ha recordado que algunos medios de información reportaron en aquellas fechas que "los hijos del presidente están en Rostov, que el presidente huyó, que el presidente es un cobarde".

"Demostré que mis hijos están aquí, que mi país está aquí, y que protegeré este país cueste lo que cueste. Aunque literalmente me sujetaron las manos, incluyendo el secretario de prensa, para que no saliera, porque dicen '¿Qué pasa si hay francotiradores?' [...] Esa es toda la conspiración. Pero lo principal es que no soy un cobarde y no tengo miedo, no he huido a ningún sitio y no voy a huir, y mis hijos tampoco", ha explicado el mandatario, precisando que se trató de un mensaje tanto al mundo exterior como al país entero.

Además, recordando aquel día, Lukashenko afirmó que los movimientos de su helicóptero estaban siendo monitoreados por los satélites estadounidenses que pasaron la información a los manifestantes, quienes en su mayoría se dispersaron antes de la llegada de la aeronave presidencial.

"Pensé que tendría que ver lo que estaba pasando. Fue así, ¿verdad? Así que me subo al helicóptero, pero esos canallas, los estadounidenses, lo ven todo desde el espacio, e inmediatamente informaron a su centro cerca de Varsovia de que el helicóptero del presidente había despegado. Y una vez que ascendió el helicóptero presidencial a unos 1.500 metros, la gente comenzó a huir. La gente empezó a retirarse. Bueno, sobrevolé el terreno para ver cómo estaba la ciudad, me saludaban con la mano, especialmente las mujeres, bajé un poco en el helicóptero y vi a la gente yéndose del Palacio de la Independencia. Bueno, quedó un grupo de milicianos, como siempre pasa", ha recordado.

Cómo cambiar la Constitución de Bielorrusia

El presidente bielorruso ha recordado que ya se han presentado dos versiones de la Constitución, aunque, en su opinión, "no ha cambiado gran cosa", por lo que "antes de someter la Constitución a referendo [...] hacen falta cambios más profundos". "Por eso hay un grupo que ahora está preparando la tercera versión de la Constitución", ha indicado.

"La verdad es que los representantes de algunos partidos políticos (repito, son casos aislados) comparten la idea de que es necesario redistribuir las facultades entre los órganos de poder. Sí, es necesario. Pero hay que recordar que tanto Rusia, como Bielorrusia (y Ucrania es un claro ejemplo) son estados eslavos que necesitan un líder fuerte, que tenga ciertos poderes. Allí es donde radica su fuerza. A lo mejor, no tantos poderes como ahora posee el presidente bielorruso. Y de hecho, ni siquiera es cuestión de la Constitución. Muchos de los poderes del presidente, que son realmente enormes, deben ser transferidos a los gobernadores, al Parlamento. Quizás haya que cambiar la estructura. Hace poco lo comentaba con el presidente de la Corte Suprema, que es una persona con gran experiencia", ha señalado Lukashenko.

"Si vamos a modificar la Constitución, tendremos que definir en ella el tema de las elecciones presidenciales. Pero al margen de ello, yo me inclino por celebrar elecciones presidenciales anticipadas. No lo descarto", ha adelantado el mandatario.

Agresiones durante las protestas

Al evaluar la actitud de las fuerzas especiales hacia los manifestantes, el presidente ha admitido que "sí hubo exageraciones", pero ofreció "pasar esta página y volver cuando las emociones se hayan enfriado".

"Hemos sacado conclusiones. No creas que somos como una piedra. [...] Por supuesto, ha salido afectado el periodista y alguno más. Es muy grosero decir: 'Donde pan se come, migas caen', pero siempre sucede en la vida cuando hay una gran pelea. Pero lo importante es haber salvado la república, haber salvado el país, haber salvado la estabilidad. Creo que sí, pero con cierto coste", ha resumido el presidente.