Recientemente dos buques de bandera iraní, identificados como Faxon y Fortune, habrían tocado puerto en las terminales José y Guaraguao, en el estado Anzoátegui, portando consigo más de 400.000 barriles de gasolina. Este envío, el cual tiene como objetivo aliviar la escasez inducida de combustible en nuestra nación, habría logrado eludir los rígidos controles y bloqueos impuestos por los Estados Unidos.

La información habría sido suministrada a la agencia especializada Argus, por parte de cuatro funcionarios de la estatal Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa). Estas embarcaciones serían dos de las pocas que lograron entregar gasolina y productos a nuestro país en 2020, a pesar de la prohibición estadounidense.

Argus también reporta que este mismo domingo 31 de enero la planta refinadora Cardón, ubicada en la ciudad de Punto Fijo, en el estado Falcón, habría reactivado la producción de gasolina tras concluir la reparación de una rotura en el oleoducto que suministra de petróleo a la procesadora desde el Lago de Maracaibo, en el estado Zulia. Según la agencia, actualmente en Cardón se estarían produciendo un promedio de 47.000 barriles de gasolina por día.

“La unidad de destilación 2 (CD-2) de Cardón está procesando algo más de 47.000 barriles diarios de crudo de calidad media, transportado a través del oleoducto de Ulé, de 230 kilómetros, que va desde los campos de la costa oriental del Lago de Maracaibo hasta el complejo de refinado CRP, cuya capacidad total es de 940.000 b/d, en Paraguaná”, reseña el medio.

“En Amuay, la otra refinería del Centro de Refinación Paraguaná, la una única unidad de destilación operativa integrada con una unidad VGO está procesando casi 65.300 barriles diarios de crudo de calidad media”, acota Argus.

Según Argus, la producción de diésel en el Centro de Refinación Paraguaná (CRP) actualmente es de 23.000 barriles por día.

“El CRP está produciendo alrededor de 23.000 barriles por día de diesel en total. A ese volumen se unen 15.000 bpd adicionales que se procesan en Puerto La Cruz, cuya capacidad es de 190.000 bpd. La empresa está suministrando hasta 38.000 b/d de gasóleo de alto contenido en azufre”, destaca el medio.

De acuerdo con Argus, “el suministro de diésel ha atraído un escrutinio adicional después de que la anterior administración estadounidense prohibiera los intercambios de crudo por este combustible, por parte de empresas no estadounidenses como medida de su campaña de ´máxima presión´ contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro”.

“El nuevo gobierno del demócrata Joe Biden está considerando revertir la prohibición como concesión humanitaria, lo que podría aliviar los cuellos de botella de las exportaciones de petróleo y reponer las reservas venezolanas de diésel importado de bajo azufre”, subraya el medio.

Recordemos que el pasado 27 de octubre de 2020 el gobierno de nuestro país denunció un ataque terrorista contra la refinería de Amuay, en el estado Falcón. De acuerdo con el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, una explosión ocasionada por un misil a distancia fue registrada en la planta 4 del referido complejo.

“El día de ayer fue atacada la refinería de Amuay con un arma larga poderosa. Estamos investigando para determinar qué tipo de arma. Quisieron provocar una explosión total de la refinería de Amuay”, señaló en su momento el presidente de la República, Nicolás Maduro.

La reactivación de la planta refinadora de Cardón, así como la llegada de estos dos buques iraníes, supondrían un leve aliciente para un problema que se ha generado, y que se ha venido agravando, debido a la innegable escalada de bloqueos y sabotajes por parte de Estados Unidos y de sus aliados.

Con Información de El Parroquiano