Siempre hemos escuchado que la viuda negra mata a su cónyuge luego del acto sexual (de ahí el nombre), pero no sabemos en realidad por qué.

Bueno, en realidad, el macho muere accidentalmente. Al depositar los espermatozoides en los genitales de la hembra, el macho se retira bruscamente, quebrándose su aparato reproductor.

Cuando esto sucede, hay una pérdida importante de hemolinfa (el fluido vital de las arañas), equivalente a una hemorragia en los seres humanos. Esto, le provoca instantáneamente la muerte.

Si bien no es la culpable del hecho, la araña viuda negra (latrodectus mactans) adquirió fama de “esposa asesina” debido a que, una vez muerto el macho, se alimenta de él. Sin embargo, lo hace por puro instinto, aprovechando la ocasión para recuperar la energía perdida en el apareamiento.

Entre otras cosas curiosas, muchas veces, la viuda negra, tras la muerte del macho, lo envuelve en su tela y lo conserva durante 60 días para luego ofrecérselo de alimento a sus hijos recién nacidos.

despertarsabiendo