¡ANIMATE ES GRATIS!

Por: Marlin Villalobos

C.I.: 15.823.766

Historiadora

 

     Aunque apenas dure unos segundos, su recuerdo puede acompañarnos el resto de nuestra vida, su valor es inmenso, pero nadie es tan pobre que no pueda compartirla o tan rico que no la necesite ¿sabes de qué te estoy hablando? Pues sí, de una SONRISA. La sonrisa es una forma que tenemos los seres humanos de expresar fácilmente un sentimiento de alegría, felicidad, satisfacción y gozo; es una expresión de bienestar que fomenta las relaciones sociales  y la comunicación entre las personas.


     Cuando sonreímos tenemos una actitud positiva ante la vida, nos permite tomar la decisión de que nuestros pensamientos sean constructivos, prácticos, objetivos y sanos. Nos permite además  tratar de tener  siempre pensamientos agradables; los cuales influirán en que transmitamos esa forma de ser a los demás. Al sonreír nos volvemos personas más cercanas, accesibles, confiables, educadas, positivas, edificantes, volviéndonos más empáticos con los demás y a relacionarnos más fácilmente.

       Por otra parte, estudios médicos han demostrado que cuando sonreímos nuestro cerebro libera endorfinas, las cuales son sustancias naturales que se producen en el Sistema Nervioso Central , que estimulan los centros cerebrales  del placer y que circulan por el cuerpo  produciendo una serie de beneficios tales como:

*Reducen el nivel de estrés

*Fortalecen el Sistema Inmunitario

*Aumentan la sensación de placer y bienestar

*Mejoran el estado de ánimo

*Aumentan el nivel de felicidad

*Previene la depresión y la tristeza

* Mejora la salud física y mental

*Te hace dormir mejor

*Relaja los músculos

* Reduce la tensión arterial

*Vives más años

      Con respecto a este último beneficio de sonreír, estudios revelan que las personas que reían muy constantemente y tenían pensamientos positivos, que su vida era más longeva, alargándola  a unos 4 o 6 años en promedio. Podría decirse entonces que sonreír es casi un fármaco natural. 

No se trata de mantener una sonrisa todo el día en nuestro rostro o de sonreírle a todo el mundo, o más importante aún fingir sonreír pese a las circunstancias sino, tomar conciencia que una cálida y corta sonrisa expresada de manera genuina nos hace sentir más cómodos y nos permite sobrellevar mejor las adversidades y situaciones difíciles. En efecto, este simple gesto puede beneficiarnos a nosotros mismos y  a los demás.

      Sin embargo, como seres humanos envueltos en una sociedad en crisis,  llena de situaciones difíciles, algunas veces perturbadoras, propensos todos los días a las decepciones y falta de tolerancia en las familias, en el ámbito laboral, y en la calle, lo cual en nuestra naturaleza carnal se nos hace un poco incómodo sonreír y regalar una sonrisa con facilidad; pero que dice la Biblia en relación a sonreír en medio de las adversidades y decepciones:

      Cuando el Señor hizo volver la cautividad a Sion. Nuestra boca se llenó de risas. Entonces decían entre las naciones: ¡Grandes cosas ha hecho el Señor con estos! (Salmo 126:1-2).

         Cuando vemos la vida siempre de manera negativa, algo no va bien; cuando somos capaz de estar contentos   en medio de las tribulaciones, siempre hallaremos una razón para regocijarnos, sino perdemos de vista a aquel que nos llamó (Dios todopoderoso).Ya se ha dejado claro que los médicos han confirmado lo que enseña la Biblia: la risa alivia la tensión y fortalece el Sistema Inmunológico: 

El corazón alegre es una buena medicina. Proverbios 17:22).Tener una actitud positiva nos  concederá mas favor ante los ojos de los demás y facilitara su mayor cooperación. Si en medio de una crisis añadimos lo negativo perderemos el respeto de los demás por no ser capaz de manejar situaciones difíciles bajo presión.

    Es cierto que algunos problemas son serios hasta algunas veces muy fuertes, pero no ganamos nada con darle importancia sólo en lo negativo.

¡Deja el problema en manos de Dios y observa los resultados! Job dijo: El llenara tu boca de risas, y tus labios de júbilo (Job 8:21)
Si él pudo decir eso, ¡SEGURO QUE NOSOTROS TAMBIÉN!.

Una sonrisa genuina  en el rostro refleja la alegría en el alma. Para los que pertenecemos a Cristo una sonrisa puede representar el regalo más profundo del Señor Jesús: el verdadero gozo. ¡INSISTO! A veces es difícil mantener una sonrisa  cuando la vida nos sigue agobiando con pruebas que no podemos controlar, procesos o circunstancias. Sin embargo, Dios siempre nos ha dado un motivo para sonreír. Como creyentes, tenemos el gozo  que brota de nuestro interior a través de Espíritu Santo. Nos vemos obligados a avanzar a pesar de las dificultades.

       Así pues, expresar una sonrisa es definitivamente un regalo de Dios que nos demuestra que estamos vivos; sonreír a manudo para expresar disfrute y satisfacción  no depende de la cultura a la que pertenecemos así que es hora de olvidarnos de las excusas y preguntarnos a nosotros mismos ¿Por qué  no esforzarnos por compartir  con otros el valioso regalo  de una afectuosa sonrisa? ¡Es contagioso! sonreír a otra persona, aunque no sea conocida, suele provocar que nos devuelvan la sonrisa y crea un efecto positivo inmediato en el otro.

       Así que sonríe siempre que puedas ¡Es gratis! Y tiene incontables beneficios que nos hacen vivir más y mejor. ¡ME REGALAS UNA SONRISA!      

          

Artículo Anterior Artículo Siguiente